Una reliquia en Remedios de Escalada: la increíble historia de la locomotora recuperada tras 50 años de abandono

Lanús. Sociedad
·
15 de julio de 2023

A La «39 Grande» la dejaron tirada hace medio siglo en Lobos. Socios del Ferroclub Argentino trabajaron durante casi 19 años para restaurarla. Ahora, los vecinos la pueden visitar y conocer su apasionante cambio.

El Ferroclub de Remedios de Escalada tardó y tardó, pero finalmente dio la gran sorpresa de estas vacaciones de invierno al devolver a la vida a «la 39 grande”, una mítica locomotora de vapor casi centenaria que fue puesta en marcha luego de al menos medio siglo sin uso. 

La restauración del icónico tren a vapor comenzó apenas entrado el siglo XXI. El Ferroclub explicó que «19 años han transcurrido desde que se sacó el primer tornillo de la Clase 12E 3925 y así dar comienzo con su apasionada restauración», lapso en el que hubo «mucho trabajo, esfuerzo, tiempo, dinero y mano de obra voluntaria de los socios del Ferroclub Argentino fueron dedicados a darle vida nuevamente a esta locomotora a vapor del año 1927».

“La 39 grande”, como era conocida entre los ferroviarios, fue abandonada en Empalme Lobos hace 49 años; y desde ese momento su caldera se apagó y nunca mas prestó servicio alguno. El sábado 8 de julio, sin embargo, volvió a ser encendida para realizar pruebas a tracción en la sede.

Los trabajos de restauración de absolutamente todas las piezas de la locomotora 39 Grande tardaron más de 15 años. (1)
Los trabajos de restauración de absolutamente todas las piezas de la locomotora 39 Grande tardaron más de 15 años.

Se trata de una locomotora de 3 cilindros tipo 4-6-2 Nº 3925 «General Rondeau». Fue construida en 1926 por la Vulcan Foundry de Gran Bretaña para el Ferrocarril del Sud argentino. Su restauración comenzó cuando el club decidió meter mano en uno de los mejores exponentes de locomotora expreso de la República Argentina, construida con la última tecnología disponible en esos años, similar a lo que estaba sucediendo con el FC Londres & Nor Oeste bajo la dirección de su Ingeniero en Jefe Sir Nigel Gresley.

Esta locomotora pertenecía a un lote de 21 máquinas que fueron asignadas a los más importantes y pesados trenes de pasajeros en ese ferrocarril.

Con trabajo, esfuerzo y pasión los miembros del Ferroclub de Remedios de Escalada lograron revivir una joya del ferrocarril argentino.
Con trabajo, esfuerzo y pasión los miembros del Ferroclub de Remedios de Escalada lograron revivir una joya del ferrocarril argentino.

El trabajo en esta locomotora, diseñada por P. A. Saccaggio (líder en trenes en los años 1930), comenzó con la remoción de la caldera, reparación del horno y la caja de humo, las tuberías, elásticos, frenos con su timonería tanto en la locomotora como el tender.

También trabajaron sobre bujes de biela, aros de pistones nuevos como sellos de vástagos, se fabricaron todas las purgas de cilindro y sus mecanismos, nuevos miriñaques en lapacho y maderas duras y paragolpes.

Las piezas originales de 1926 de la 39 Grande fueron reciclados para dejarlos igual a como fueron concebidos en Gran Bretaña hace un siglo.
Las piezas originales de 1926 de la 39 Grande fueron recicladas para dejarlas igual a como fueron concebidas en Gran Bretaña hace un siglo.

“Sin el apoyo de nuestro público, no hubiésemos llegado a este momento tan soñado”, remarcan en el Ferroclub, que fue mostrando en sus redes sociales el avance de los trabajos de restauración. Es por eso que ahora invitan a la comunidad a ver la máquina en plenitud.

El Ferroclub, que cumplió 50 años de vida, ya expone a la «39 Grande» en su predio de 29 de Septiembre 3675, en Remedios de Escalada. La entrada es un bono contribución de 500 pesos para menores de entre 4 y 12 años, mientras que los mayores pagan 1000. Los más chiquitos no abonan, como tampoco lo hacen las personas con discapacidad (presentando el DUC y DNI). Los jubilados abonan 500 pesos.

De Remedios de Escalada a Villa Lynch, con otra locomotora a vapor

También para estas vacaciones de invierno, el Ferroclub Argentino de Sáenz Peña y Villa Lynch, una de las grandes e históricas instituciones de los partidos de Tres de Febrero y San Martín, en el oeste del Conurbano bonaerense, tiene planeado otro paseo con un tren a vapor.

Furor por Lionel Messi en Miami: quién es el vecino de Tres de Febrero que produce en Estados Unidos la cerveza “GOAT 10”

El centro de preservación (CDP) del Ferroclub anunció días atrás que se llevará a cabo una exposición en su predio lindero a la estación del Ferrocarril Urquiza con entrada libre y gratuita.

Una de las viejas locomotoras de finales del siglo XIX con las que se realizarán los paseos en tren a vapor en el Ferroclub de Sáenz Peña.
Una de las viejas locomotoras de finales del siglo XIX con las que se realizarán los paseos en tren a vapor en el Ferroclub de Sáenz Peña.

La expo ferroviaria -esperan que sea visitado por una multitud- se realizará este domingo 16 entre las 10 y las 17 en la sede de la calle Doctor Alfredo E. Springolo, a metros de la colectora de la Avenida General Paz.

El playón del Ferroclub Argentino de Sáenz Peña, el lugar dnde se desarrollará la reunón en el inicio de las vacaciones de invierno.
El playón del Ferroclub Argentino de Sáenz Peña, el lugar dnde se desarrollará la reunión en el inicio de las vacaciones de invierno.

Y entre las actividades hay una que sobresale por peso propio: se podrá disfrutar de un viaje a bordo de una formación impulsada por una locomotora a vapor de fines de 1890, en el siglo XIX. Contará con la colaboración de las empresas Trenes Argentinos Infraestructura y Metrovías, el Museo Nacional Ferroviario (MNF) y el Municipio de Tres de Febrero que gobierna el intendente Diego Valenzuela.

El acceso al interior de los coches y el recorrido recreativo cuesta $500 pesos para los jubilados y los niños de 4 a 12 años y $1.000 para los mayores de 12, en tanto que las personas con discapacidad que presenten su certificado único (CUD) y DNI y los menores de 4 no abonan entrada.

Ya circula el nuevo billete de $1000 con la imagen de San Martín: las 7 formas para detectar rápido si es falso

El paseo es cada 10 minutos aproximadamente y el ticket se saca en la boletería de la antigua parada ferroviaria por orden de llegada, sin ningún tipo de reserva. «Todo lo recaudado se destina al mantenimiento del espacio y a la restauración y preservación de los vehículos, siempre gracias a la labor ad honorem de nuestros socios», aseguraron desde el Ferroclub Lynch.

Cabe recordar que, más allá de esta jornada, la organización abre sus puertas todos los sábados a partir de las 16 y el valor de la entrada oscila entre los 500 y los 300 pesos para los adultos o adolescentes de 13 años o más y los jubilados o niños de entre 5 y 12, respectivamente, mientras que los menores de 5 entran gratis.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Escobar, División Canina
Escobar. Sociedad

Resuelve delitos complejos y es requerida en todo el país: así funciona la prestigiosa División Canina de Escobar

Morón, emergencia alimentaria
Morón. Sociedad

Morón se declaró en «emergencia alimentaria y nutricional»: qué significa y por qué el municipio tomó esa determinación

La Universidad de José C. Paz abrió las inscripciones para el 2024 y sumó una nueva carrera: cuáles ofrece y cómo anotarse
José C. Paz. Sociedad

La Universidad de José C. Paz ya inscribe a los cursos de idiomas: hasta cuándo hay tiempo y cuáles son las ocho lenguas que enseñan

Salieron a la venta los pasajes de trenes de larga distancia para Pinamar, Mar del Plata, Córdoba, Tucumán y Rosario durante Semana Santa.
Buenos Aires. Sociedad

Salieron a la venta los pasajes de trenes de larga distancia para agosto, con un aumento en los tiempos de viaje: cómo conseguirlos

En esta nota se comentó
  1. Eduardo Raccioppi

    Tengo 76 años, a los 15 comence a trabajar como chamgarin en el Ferrocarril General San Martin en Palermo, a los 18 salí para la actividad privada; como
    ferroviario comenzó mí historia laboral y mi gran admiración por la gente del
    ferrocarril a lo cual continuo afirmando que es mucho más que una actividad, un trabajo es una VOCACIÓN que continuo respetando, me emociono al recordar aquellas locomotoras, aquellos vagones donde sus pasajeros eran vidas que dependiendo del horario sus rostros, sus curpos se veian diferentes, el tiempo fue pasando, hace 40 açnos que vivo en Brasil donde casi no existen ferrocarriles y
    con eso no existen historias, me hace bien y me emociono al saber que existe gente que reconstruyen fierros que andan y no solo evocan como mantienen viva una historia.
    Eduardo

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)