21 de Mayo de 2022

Detienen a verdulero de Haedo que captaba a chicas de bajos recursos y abusaba de ellas

Morón. Policiales
·
18 de julio de 2021

Alejandro Blanc Pardo fue atrapado a metros del departamento del «sillón rojo», la escenografía que usaba en los videos que subía a sitios porno. Fue luego de una larga investigación que arrancó con la denuncia de una menor.

Luego de una larga investigación, en las últimas horas fue detenido Alejandro Blanc Pardo frente al Mercado Saropalca, un tradicional predio de frutas y hortalizas de productores bolivianos. El lugar está ubicado a metros de su departamente de Haedo, partido de Morón.

Se trata del dueño de una verdulería y de un negocio de venta de motos y repuestos de 45 años que se hacía llamar el Jeffrey Epstein argentino, en referencia al magnate estadounidense que fue arrestado por tráfico de menores. Otra de sus características es que en redes sociales y sitios porno amateur se ufanaba del tamaño de su miembro, al que comparaba siempre con un desodorante, lo que lo convirtió en una suerte de estrella de culto en esos ámbitos.

Piden 6 años de cárcel para el ex portero de un colegio de Monte Grande acusado de abuso

Aunque no contaba con los recursos del multimillonario que falleció en prisión en 2019, el accionar por el que se lo atrapó tenía similitudes: captaba chicas menores de edad y de bajos recursos a las que sometía sexualmente mientras filmaba los hechos que luego distribuía como material para distintos sitios pornográficos.

En su vivienda ubicada en un complejo de la calle Emilio Castro con pileta de estilo y amenities de alto costo, durante uno de los allanamientos realizados encontraron los dos sillones rojos que aparecen en varias filmaciones que subía a perfiles que tenían casi siete mil seguidores registrados y más de cien mil visitas a sus imágenes.

Los sillones rojos del departamento de Haedo, la escenografía de las filmaciones.

También había juguetes sexuales, lencería, cien gramos de cogollos de marihuana, licores importados, látigos sadomasoquistas, dildos de plástico, cámaras y preservativos, una docena de DVDs pistolas, una pistola Glock y otra Bersa Thunder, ambas 9 milímetros, un disfraz porno de enfermera y municiones. Y en un cajón encontraron una hoja cuadriculada manuscrita con los nombres de más de 20 mujeres.

La denuncia de una chica de 19 años realizada en 2020, pero que correspondía a un hecho ocurrido cuando la joven tenía 14, resultó ser la punta de una investigación que comenzó como un caso de presunto abuso sexual y luego sumó rápidamente evidencias para configurar otros delitos como pedofilia, trata de personas y corrupción de menores.

Le niegan la excarcelación a la monja de Boulogne acusada de abuso y aparecen más denuncias

La causa que derivó en la detencíón realizada por la Policia bonaerense es llevada adelante por la Ayudantía Fiscal Delitos Conexos a la Trata de Personas, Pornografía Infantil y Grooming de la fiscal Lorena Pecorelli e incluye la intervención de los teléfonos del acusado y decenas de horas de escucha.

El comerciante que, según se consignó, en 2017 había sido condenado a tres años de prisión en suspenso por “abuso sexual con acceso carnal”, manejaba un Honda City. Y no estaba solo al momento de su detención. Lo acompañaba su pareja, quien fue demorada preventivamente, pero pocas horas después recuperó su libertad.

En el departamento de Haedo del detenido también había armas y municiones.

También trascendió que en uno de sus domicilios, el acusado organizaba reuniones. Lo mismo ocurría en uno de los locales, según pudieron establecer los investigadores, donde se llegó a montar un set de filmación para filmar a las menores manteniendo relaciones sexuales con él y otras personas.

Los mensajes del verdulero de Haedo

En las últimas horas también trascendieron distintas comunicaciones que habrían sido protagonizadas por Alejandro Blanc Pardo, también conocido como «el hombre del sillón rojo», en las que el verdulero de Haedo daba cuenta de la explotación a la que sometía a sus víctimas.

Por ejemplo, un chat atribuido al detenido incluyó el siguiente mensaje: “Tengo una cumbiera bien cabeza, con amigos cacos, con hermana de 13 años embarazada, padres ausentes y borrachos, su madre limpia casas, su hermano preso por chorro, vive en Rafael Castillo, cien por ciento villera, pasa muchas necesidades y me aprovecho de ella. Me obedece en todo. También le doy unos sopados porque así les gusta a estas negras villa. Con las turras villeras no existe la violencia de género. ¿Quién quiere hacerle doble penetración?”.

Indignante: violó a su hija de 3 años, pero la Justicia lo libera y podrá tener contacto con la nena

“Otra nueva amiga wachiturra. 100% villera. Notarán por su expresión que le dolió un poco mucho”, escribió, según todo parece indicar, Blanc Pardo en una red social porno como preámbulo antes de una escena de sometimiento. En otro posteo que tenía al sillón rojo como escenario, comentó: “Es venezolana, escapó de la miseria y el hambre en su país. Su marido quedó en Venezuela, mientras ella se establece en nuestra hermosa patria. Siempre estoy dispuesto a darle una mano a nuestras hermanas latinoamericanas. Ella al llegar estaba muy flaca, me encargué de alimentarla… con mi pene”.

Otra característica de sus publicaciones es que los hombres aparecen con las caras tapadas y que a las víctimas se las puede distinguir perfectamente, por lo que desde la investigación no sólo están buscando a los cómplices del detenidos, sino que intentan dar también con más mujeres que puedan dar su testimonio.

Temas relacionados /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
José C. Paz. Policiales

José C. Paz: agredió a una inspectora de tránsito y la amenazó con llamar a Mario Ishii para «hacerla echar»

Ituzaingó. Policiales

Violento episodio en el Censo 2022: lo detuvieron porque se enojó con su novia y agredió a la encuestadora

Quilmes. Policiales

Censo 2022: policía asaltó a dos censistas en distintas cuadras de Ezpeleta y fue detenido en Bernal

Buenos Aires. Policiales

Merlo: el joven que pasó casi dos años preso por un crimen que no cometió y recuperó su libertad