05 de Diciembre de 2022

El vecino de Grand Bourg que hizo de una desgracia un gran invento y es un ejemplo de superación

A partir de que una lluvia mojó el cemento y los cartones que tenía guardados, Ramón Vega unió la mezcla y se le ocurrió hacer ladrillos reciclados, una creación que ya tuvo el visto bueno de la Comuna.

El agua suele ser sinónimo de un mal día en una obra. Con lluvia no siempre se puede trabajar y ese parate no sólo genera que todo lo que estaba planificado se demore, sino que muchas veces también arruina lo que ya se hizo o los materiales con lo que se tenía pensado trabajar. Pero hay oportunidades en que esas desgracias terminan siendo el inicio de algo bueno o incluso la motivación de un gran invento. Eso fue lo que le ocurrió a Ramón Vega, un vecino de Grand Bourg, partido de Malvinas Argentinas, de 45 años.

«Estábamos haciendo una limpieza en casa en medio de una obra y, por aquella época, 2016, juntábamos cartones. Un día llovió y se mojó todo, los cartones y el cemento, generando una especie de pasta. Dudé en tirarlo o no, hasta que se me prendió la lamparita y armé una mezcla en un molde de machimbre que hice rápido con las medidas de un ladrillo convencional», contó a Zonales este albañil que atravesó situaciones límites como haber estado en prisión y pasó a lo largo de su vida por distintos oficios.

El legado de Joaquín Stefanizzi, el nene que inspiró una ley y tendrá una plaza con su nombre

Unos días después, como tenía que levantar una habitación, probó la resistencia de su invento y rápidamente se dio cuenta que podía llegar a funcionar. Casi sin proponérselo, uniendo su interés por el medio ambiente con su experiencia en la construcción, en su casa de Grand Bourg terminó dándole forma al proyecto de elaboración de ladrillos a base de cartón reciclado.

El vecino de Gran Bourg que hizo de una desgracia un gran invento
El gran invento de Ramón Vega: el ladrillo de cartón.

El paso posterior para este vecino fue contactarse con Leonardo Nardini, intendente de Malvinas Argentinas, para ver si podía ayudarlo con su proyecto. Desde la Comuna le propusieron que participe de un concurso de emprendedores en el que su idea quedó segunda entre 700.

«Fui importante porque nos permitió dar a conocer el proyecto y representamos a Malvinas Argentinas frente a otros municipios, pero como el premio no alcanzaba para comprar la máquina necesaria para fabricarlos a escala, volví a contactarme con la Municipalidad y ellos la adquirieron y estamos por comenzar la primera gran obra», relató a Zonales Ramón.

El invento del ladrillo en Grand Bourg y su primera obra

La referencia tiene que ver con la edificación de un taller de la Comuna que requerirá de 20 mil ladrillos, de los cuales ya fabricaron los primeros 5.000. «Es un producto único en el país. Hay ladrillos ecológicos, pero ninguno de cartón reciclado. Para mí es un orgullo ser mi propia fuente de trabajo y poder capacitar a otros emprendedores para que también puedan elaborarlos», confió Vega.

Según el inventor de Grand Bourg que comparte la iniciativa con su hijo Facundo y su hermano Fabio y cuya familia se completa con su hija Maia y su nieta Celeste, el producto que ellos hacen no sólo es más económico ($35 contra $55 el ladrillo), sino que además ofrece múltiples ventajas: «Tienen muchas cualidades. Son térmicos, acústicos e ignífugos. Además, también pueden utilizarse como ladrillo a la vista y reducir los costos de cualquier obra».

Chori, vino y pulseada: la noche en que Muhammad Ali cenó en una fábrica de Zona Sur

El proceso de elaboración de los ladrillos ecológicos comienza con el humedecimiento de los cartones, que deben permanecer mojados 24 horas antes de manipularlos. Luego pasan por una máquina que los reduce a pequeños fragmentos. Después, el material va a una mezcladora, donde también se le agrega un balde de cemento con agua. Esa mezcla se coloca en moldes de prensa para compactar, lo que termina de darle forma al ladrillo. El paso final es dejarlo secar durante algunas horas.

El vecino de Gran Bourg que hizo de una desgracia un gran invento
La primera prueba del invento fue en la casa del creador.

Lejos de querer ocultar su paso por la prisión, estuvo detenido por un robo un año y dos meses, Ramón sabe que ese «error» es parte de su vida y actualmente brinda un taller de ecología en la Unidad 47 de San Martín. «Tuve una adicción a las drogas que me hizo equivocar. Pero pagué por eso, empecé a remarla y hoy estoy orgulloso de haberlo dejado atrás», cerró el vecino que también ayuda a otros emprendedores de distintos rincones del país para que puedan armar sus cooperativas.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Los pasteleros de Olivos que crearon las medialunas de 12 sabores que son furor
Vicente López. Historias de mi barrio

Olivos: abrieron su pastelería en pandemia y crearon las medialunas de 12 sabores que son furor

Estremecedor video en Los Polvorines: una mamá filmó el momento en su hijo de 2 años era maltratado en su jardín de infantes
Malvinas Argentinas. Sociedad

Estremecedor video en Los Polvorines: una mamá grabó el maltrato a su hijo de 2 años en el jardín de infantes

Agostina Mauro San Vicente Artista Papa Francisco Lionel Messi Diego Maradona
Historias de mi barrio. Buenos Aires

Agostina Mauro usó al arte para sanar, pintó como nadie a Messi y a Maradona y logró conmover al Papa

El rapero de Lanús que trabaja como cartonero para bancar su sueño de ser artista y quiere sacar a los chicos de la calle con la música
Lanús. Historias de mi barrio

Dany de Caraza, el rapero de Lanús que trabaja como cartonero para bancar su sueño de ser artista