16 de Mayo de 2022

Quién es el «Gigoló de Zona Norte», el estafador detenido por seducir y engañar a mujeres

Buenos Aires. Policiales
·
17 de diciembre de 2021

Fue atrapado en las últimas horas, luego de que su eventual pareja desconfiara de él, lo increpara y recibiera una agresión física como respuesta. Tiene 48 años y ya había sido arrestado en 2019, además de contar con varias denuncias en su contra.

El «Gigoló de Zona Norte» volvió a caer. Roberto Carlos Belo, de 48 años, se había hecho conocido en 2019 cuando fue detenido en San Isidro tras ser acusado de seducir a mujeres para engañarlas y robarles, aunque también tenía antecedentes por violencia de género y extorsión. Estaba prófugo de la Justicia hasta este último miércoles, cuando fue detenido en Pilar tras la denuncia de su última víctima.

Electrificación del Ferrocarril San Martín: tras años de demora, preadjudicaron las obras

El «Gigoló» se hacía llamar «Robi» y, en función de sus ambiciones delictivas, había desarrollado una aptitud para la manipulación psicológica que le permitía concretar sus estafas. Amigable, extrovertido, «vendía» una vida de fantasía en la que decía que tenía varias propiedades, jugaba al polo en distintos clubes de la zona norte del Conurbano y presumía en redes sociales cuando manejaba autos de lujo.

Lo cierto es que todo ello era una telaraña que tendía para hacer caer a sus víctimas: Bello está acusado de ser, sin vueltas, un completo estafador. Peligroso además, por sus antecedentes de violencia, para las mujeres que pudieran descubrirlo.

Con esa «vida falsa», el bautizado «Gigoló de Zona Norte» conocía mujeres y las seducía. Rápidamente se ganaba su confianza y comenzaba a pedirles dinero. Cuando lo conseguía, desaparecía. En eso estaba cuando, a fines de noviembre, su última novia, una profesora de 40 años, divorciada y vecina de un country de Pilar, lo increpó tras sospechar la verdad.

El momento de la detención del «Gigoló de Zona Norte» en el kilómetro 50 de la Autopista Panamericana, en Pilar.

Resulta que ya la había convencido de entregarle U$S 30.000, situación que se frenó porque el hermano de la mujer le advirtió que Bello no era de fiar. Luego le dijo que era un estafador que buscaba solteras con poder adquisitivo para aprovecharse de ellas, pero aunque al principio no le creyó, la situación le sembró la duda y, más tarde, terminó confrontándolo para confirmar si era cierto.

Discutieron y Bello, acorralado, se puso extremadamente violento. Una fuente reveló que «la golpeó, se cayó una copa al piso y ella se cortó la pierna, y él hasta le puso un cuchillo en el cuello y la amenazó de muerte». Finalmente, ella pudo escapar y denunció el hecho en la Unidad Funcional de Instrucción de Género de Pilar.

Al constatar sus datos, esa fiscalía pudo detectar que ya había estado preso y que la UFI N°1 de la misma jurisdicción ya lo tenía en sus registros por presuntas estafas a mujeres por los que habría obtenido alrededor de U$S 67.500.

Efectivos de Policía de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) realizaron tareas de inteligencia que pudieron establecer que Bello, que está domiciliado en General Rodríguez, se iba a presentar en el complejo Village, en el kilómetro 50 de la Autopista Panamericana, en Pilar. Lo interceptaron cuando circulaba en un auto y lo detuvieron.

Documentación, somníferos y hasta el DNI de una de sus víctimas, lo que secuestraron al allanar al estafador.

Se hizo, además, un allanamiento en su domicilio, donde secuestraron un pequeño bolso gris que contenía 18 copias de tarjetas de crédito, el DNI de una de sus víctimas, 12 boletos de compra y venta de vehículos, 38 tickets de transacciones y documentación de interés para la causa, además de 35 pastillas de clonazepam, que según registros de la Justicia, condicen con maniobras en las que el sujeto ha sedado a sus parejas para robarles.

Había comprado dos Mercedes Benz (un B200 Blue Efficiency y un GLK 300 4 Matic) y un Peugeot 208 que, según creen los investigadores, «los adquiría con la plata robada y los revendía para quedarse con el dinero».

Los antecedentes de engaño y violencia del «Gigoló»

Roberto Bello está acusado de golpear en la cabeza a una enfermera de 32 años con la que había formado una pareja y a la que también se había acercado para engañar. En octubre pasado, una mujer de 42 años y vecina del barrio porteño de Nuñez, lo denunció argumentando que eran pareja hacía dos semanas y que le dio un vaso con gaseosa, que al beberlo la durmió. Al despertarse, él ya se había ido y le había robado U$S 5.000 de su placard.

En septiembre, tras iniciar una relación amorosa con una joven de 28 años de Moreno a la que sedujo por la aplicación Tinder, se fue a vivir con ella y cuando supo que ella tenía U$S 35.000, le pidió ese dinero prestado. Aunque ella se negó a dárselos, se lo terminó robando.

Motochorros le robaron la mochila a un chico de 12 años y no pudo dar su última materia

En noviembre de 2019, la víctima fue una vecina de 45 años de San Miguel que denunció que el «Gigoló» le había sacado tres tarjetas de crédito que utilizó para hacer compras para él. Antes, le había prestado U$S 7.500 que nunca le regresó.

También convenció, en abril del 2019, al hermano de una pareja para prestarle U$S 20.000 que nunca le devolvió. Por todo ello, ahora está imputado por «lesiones agravadas por el vínculo, por ser cometidas por un hombre hacia una mujer en contexto de violencia de género, en concurso real con el delito de amenazas calificadas por el uso de arma y estafas reiteradas entre otras».

Temas relacionados / /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Buenos Aires. Deportes

Historia de superación: el día que Franco Armani pidió volver a Deportivo Merlo y cambió su carrera

Lanús. Policiales

Sufrió un golpe comando en su casa de Lanús: lo habían organizado entre su novia y su cuñado

Tres de Febrero. Policiales

Quién es el comerciante de Tres de Febrero que está prófugo por el crimen de un empresario en Los Cardales

Buenos Aires. Sociedad

Axel Kicillof anunció aumentos en jubilaciones y pensiones y el pago de un bono de refuerzo