16 de Mayo de 2022

Punto final para “La Banda de la Gitana”, el terror del Conurbano con entraderas de falsos policías

San Martín. Policiales
·
21 de octubre de 2021

Fue atrapado Oaky, el último miembro que se mantenía como una célula activa de la organización. Operaban simulando allanamientos: se les atribuyen al menos siete robos violentos en casas del GBA. Hasta tenían un secuaz en el Ejército.

La peligrosa organización delictiva, conocida como “La Banda de la Gitana”, se dedicaba a robar casas como falsos policías de la Bonaerense. De esa forma, y en plena cuarentena por la pandemia del Covid-19, cometieron un mínimo de siete violentas entraderas. Pero fue desbaratada después de un prolongado trabajo investigativo. Dos de sus principales miembros fueron detenidos hace poco más de un año. Y acaba de caer Jonathan Javier Mancilla (27), alias “Oaky”, el último eslabón que fue aprehendido en San Martín.

La mayor dotación del grupo fue desbaratado en septiembre de 2020 por la División Oeste de Investigaciones de la Policía Federal, que le dio su apodo debido a que era liderado por Mariela Adriana Lucero, alias “La Gitana”, de 49 años, quien ya tenía antecedentes por robo agravado y encubrimiento. Mientras que el número 2 de la banda, Isaías Cabrera Dos Rey, cargaba con una larga lista de antecedentes por robo y hasta con una condena a 16 años de prisión.

Esas detenciones de los cabecillas habían sido ordenadas por el fiscal Leandro Ventricelli, de la UFI Nº1 de Moreno, quien llevó adelante la investigación. Y se concretaron luego de una serie de allanamientos. Pero todavía restaba atrapar al último miembro de la organización, que permanecía prófugo como una peligrosa célula activa.

La caída de Oaky en San Martín

Finalmente, tras varios meses de seguimientos y tareas de inteligencia los efectivos de la PFA lograron dar con el paradero de Oaky, quien era señalado como uno de los integrantes clave de la banda. El arresto se produjo ayer por la tarde en el cruce de Las Flores y Río Cuarto, en la localidad ubicada en el norte del Gran Buenos Aires.

Algunos de los elementos secuestrados cuando fue desbaratada «La Banda de la Gitana».

La banda de “La Gitana” estaba conformada en total por siete miembros (luego de los cabecillas, también habían caído otros seis integrantes), y uno de ellos se encontraba alistado en el Ejército aunque licencia médica. Así, el grupo tenía la mecánica del robo aceitada. A los gritos y disfrazados como agentes de la Policía Bonaerense entraban a los domicilios previamente marcados.

“¡Allanamiento, allanamiento!”, vociferaban mientras tumbaban la puerta de las casas para ingresar. Simulaban hacer un operativo legal, con el guión de costumbre para un procedimiento. Una vez en el interior de los domicilios, y a punta de pistola, robaban todos los objetos de valor y el dinero que encontraban.

Tragedia en Lanús: un chofer no sabía que un mecánico trabajaba bajo su unidad, arrancó y lo mató

En septiembre de 2020, cuando detuvieron a “La Gitana” y a Dos Rey, secuestraron armas de alto calibre; un ariete; dos barretas; un alicate corta-candados y demás herramientas que se utilizan para la irrupción en domicilios; dos radios con cargadores; cartuchos y municiones de distintos calibres; una cuchilla; una picana; un automóvil; chapas patentes; y documentación apócrifa, entre ellas actas de allanamiento.

Además, les encontraron 70.000 pesos en efectivo, 15 teléfonos celulares y elementos de interés para la causa, según confiaron fuentes de la investigación. La estética, los modos y la actuación eran idénticos a los de una brigada policial, de acuerdo a lo que describieron los detectives que les siguieron el rastro durante esos meses.

“La Banda de la Gitana”: los delitos comprobados

Los investigadores, en base al entrecruzamiento de llamadas, determinaron que “La Gitana” era la organizadora, la articuladora de la lógica delictiva y la que pensaba los atracos. El fiscal Ventricelli les imputó tres hechos (aunque se estima que cometieron un mínimo de siete), que quedaron registrados por las cámaras de seguridad de los casas donde ingresaron a robar.

El primer robo que la Justicia les imputó se produjo en la mañana del 20 de mayo de 2020 en una casa en la localidad de Moreno. En esa oportunidad, la banda de “La Gitana” violentó la cerradura de la puerta e ingresó al domicilio al grito de “¡policía, policía!”. Vestían chalecos que parecían ser oficiales.

La detención de «La Gitana», la cabecilla de la banda, en septiembre del año pasado.

Adentro se encontraba una familia. Inmediatamente, un miembro de la banda los apuntó y les dijo que se quedaran en silencio, que no iba a pasar nada, pero que indicaran dónde estaban sus pertenencias. La familia, en estado de shock, les apuntó donde se encontraban los elementos de valor. El botín de aquel atraco fue, según figura en la causa, 60.000 pesos y dos celulares. Después, se dieron a la fuga en un Volkswagen Suran.

Así operaban los falsos policías

El segundo hecho ocurrió el 8 de julio de 2020. Eduardo Soria paseaba a su perro, un caniche, en la puerta de su casa ubicada en la calle Marconi, en Moreno. Dentro del hogar se encontraban su esposa y sus tres hijos. Eduardo vio cómo se acercaba un Volkswagen Suran, que se detuvo frente suyo. Sintió alivio cuando vio bajar del vehículo a una mujer policía. Luego apareció otro hombre, también identificado con el uniforme policial.

Laferrere: tiene 17 años, violó su prisión domiciliaria y asesinó a un remisero para robarle el auto

“La Gitana” misma, según la acusación en su contra, le dijo que era un allanamiento. “¿Allanamiento de qué?”, le preguntó él. “De los muebles”, le respondió. Eduardo tenía una mueblería. “Bueno, dame dos minutos que llamo a la comisaría y te abro”, contestó. La mujer le dijo que ella era la Policía y se metió. Detrás de ella, ingresó el otro hombre. En ese momento, otros dos falsos policías se acercaron. “Metete para adentro”, le dijeron a Eduardo. El hombre recién ahí comprendió la secuencia. No se resistió, pero igualmente recibió un culatazo en la cabeza.

“La Gitana” le decía: “Dame los papeles, dame la plata”. Sin embargo, mientras lo golpeaban y lo sujetaban entre tres, Eduardo metió la mano en su bolsillo y activó una alarma vecinal. Cuando empezó a sonar, la mujer exigía que la apagara. Por el ruido y los gritos del forcejeo, los vecinos empezaron a salir de sus hogares. El ruido espantó a la banda, que huyó.

La casa del horror: qué uso tendrá la vivienda donde Ricardo Barreda masacró a su familia

Luego, el 23 de julio de 2020 montaron la misma escena en una casa ubicada en la esquina de Cruz Varela y La Escultura, también en Moreno. El botín fue de $ 12.000, varios elementos de electrónica y hasta una garrafa de gas de 15 kilos.

Tras varios allanamientos, la Policía Federal logró detener a la banda. La única que declaró fue “La Gitana”, quien confesó todos los delitos por los cuales está acusada. En tanto, el fiscal Ventricelli procesó a los ladrones por “robo agravado por el uso de arma de fuego” y quedaron detenidos.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Lanús. Policiales

Sufrió un golpe comando en su casa de Lanús: lo habían organizado entre su novia y su cuñado

Tres de Febrero. Policiales

Quién es el comerciante de Tres de Febrero que está prófugo por el crimen de un empresario en Los Cardales

Lanús. Policiales

Crimen de Dylan Robledo en Lanús: después de 235 días, se entregó una de las mellizas acusadas

Vicente López. Policiales

Amenazaba a un hombre con un destornillador a una cuadra de la Quinta de Olivos y lo obligaba a hacer compras online