Una inolvidable goleada de Independiente a Racing: el día que nació la leyenda de la Doble Visera

Avellaneda. Deportes
·
2 de septiembre de 2023

Fue el 20 de agosto de 1961, con un triunfo en el clásico. El estadio ya tenía 33 años, pero en ese domingo se sumó la estructura que le dio nombre hasta que fue demolido, en 2005.

La cancha del Club Atlético Independiente fue motivo de orgullo para sus hinchas, el país y América del sur en general. Inaugurada en marzo de 1928, con un empate ante Peñarol, se convirtió en el primer estadio de cemento de Argentina y de esta parte del continente. Durante casi ocho décadas pisaron ese césped grandes equipos y notables figuras.

Los avances del estadio de Independiente

A lo largo de su historia, el club fue realizando diversas obras en el estadio. Fue construido en Alsina y Cordero (hoy Ricardo Enrique Bochini) sobre un terreno pantanoso de Avellaneda, que debió ser rellenado de manera considerable para no sufrir a futuro. Para 1930 ya se había modificado la orientación del campo de juego, cambiando los arcos de lugar.

El crecimiento deportivo le dio más oportunidades a Independiente. Incorporó un moderno sistema lumínico para la época, lo cual permitió que en 1938 ya se pudiera jugar de noche. A la par del desarrollo futbolístico, el club progresó en otras áreas: tuvo velódromo, pista de atletismo y pileta olímpica.

La modificación y el nombre definitivo

A diferencia de otros estadios, el de Independiente nunca tuvo una denominación oficial. En 1960 se produjeron las últimas grandes reformas en palcos, plateas, otra tribuna y cabinas de radio, entre otras. Sin embargo, la que quedó en la historia fue tal vez la menos estructural pero sí útil y pintoresca: se colocó una segunda visera en la platea oeste, pegada a la de la tribuna norte.

Una inolvidable goleada de Independiente a Racing: el día que nació la leyenda de la Doble Visera
La tribuna popular local del viejo estadio en Alsina y Bochini.

El Rojo fue campeón en 1960 jugando de local en Racing y estrenó su remodelado estadio el 20 de agosto de 1961, justamente ante la Academia, que terminaría saliendo campeón ese año. Aquella jornada quedó grabada a fuego para Independiente por la magnitud de los cambios en el estadio y por el resultado del partido.

En su primera vez en la nueva Doble Visera, el Rojo goleó 4-0 a Racing con dos goles del brasileño Joao Edgardo Lanzoni, uno de Luis Eduardo Suárez -crack surgido del Club Progreso de Adrogué, con recordado paso por Banfield- y otro del uruguayo Ramón Gregorio Abeledo.

No fue la única goleada por ese marcador: en 1967 lo hizo ante el Racing campeón intercontinental y en 2005, en el penúltimo clásico allí, con un triplete de Nicolás Frutos y un golazo de Sergio Agüero, el jugador que con su venta al Atlético de Madrid financió gran parte de la demolición del estadio y la construcción del hoy llamado Estadio Libertadores de América-Enrique Bochini.

Insólita pelea del Burrito Martínez con Maxi Levy, el ex barra de Boca que es presidente de Almirante Brown

El último partido en ese estadio se jugó el 8 de diciembre de 2006, en una derrota de Independiente contra Gimnasia y Esgrima de Jujuy por 2 a 1. El gol que cerró el estadio lo convirtió Darío Gandín, entonces en el equipo jujeño, quien años más tarde se iba a sumar al Rojo.

Los récords de la Doble Visera

El vínculo de Independiente con su estadio supo ser muy fuerte. Si a esto le sumamos la relación del Rojo con la Copa Libertadores durante las primeras tres décadas de vida de la competición, la Doble Visera se tornaba en un recinto inexpugnable: la primera derrota de Independiente como local por Copa se dio en 1987, ante el Peñarol del Maestro Oscar Washington Tabárez.

También resultó ser un buen hogar para las instancias decisivas: el Rojo disputó 17 finales (generalmente partidos de ida y vuelta) y permaneció invicto, con 11 triunfos y seis empates (uno ante el Ajax de Johan Cruyff) entre Libertadores, Intercontinental, Supercopa y campeonato local. De las siete Libertadores, cuatro las levantó en Avellaneda.

Una inolvidable goleada de Independiente a Racing: el día que nació la leyenda de la Doble Visera
El último gran festejo en la Doble Visera: la Supercopa que el Rojo le ganó a Boca en 1994.

La que también se sintió cómoda fue la Selección Argentina, que disputó 10 partidos en el estadio del Rojo y los ganó todos. Fueron seis triunfos ante Uruguay, uno ante Brasil, otro contra Bolivia y dos frente a Paraguay.

Póker de cracks en la Doble Visera

El estadio de Independiente tuvo el privilegio de ser el único en el mundo en ver a Alfredo Di Stéfano, Pelé, Johan Cruyff y Diego Armando Maradona. La Saeta Rubia jugó tres veces y convirtió tres goles, antes de la última remodelación. Pelé sí vio a la Doble Visera: fue en 1964, en una goleada 5-1 del Rojo en un amistoso.

Cruyff vino a la Argentina a jugar la Copa Intercontinental con el Ajax, en 1972: fue su única vez en el país y no pudo completar ni media hora, ya que tuvo que irse lesionado por una patada de Dante Mírcoli, aunque sí le alcanzó para convertir un golazo. El astro que completó el póker fue Diego, que visitó Avellaneda con Argentinos, Boca (golazo en el Metro de 1981) y Newell’s.

Una inolvidable goleada de Independiente a Racing: el día que nació la leyenda de la Doble Visera
En el último partido, Independiente perdió contra Gimnasia de Jujuy.

El que pudo haberlo hecho pero finalmente nunca jugó en la Doble Visera fue Franz Beckenbauer. El ídolo alemán integraba el gran equipo del Bayern Munich que ganó la Copa de Campeones de Europa en 1974 y 1975, cuando el Rojo conquistó sus Libertadores quinta y sexta.

Marcelo Barovero atajará en Banfield: el día que el arquero que se fue del país afectado por un terrible rumor de infidelidad

La primera vez renunció a jugar la Intercontinental (lo reemplazó Atlético de Madrid, subcampeón) y en la segunda no hubo acuerdo de fechas con Independiente. Paradójicamente sí había jugado en Avellaneda unos años antes: fue en un amistoso ante Racing, en diciembre de 1966.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Deportivo Riestra, River Plate, Alan Barrionuevo
Buenos Aires. Deportes

Quién es Alan Barrionuevo, uno de los héroes de Deportivo Riestra en el histórico triunfo contra River

Almirante Brown, Boca Juniors, Copa Argentina
Buenos Aires. Deportes

El día que Almirante Brown le ganó a Boca en Isidro Casanova y la leyenda del arquero que atajaba sin guantes y jugó para ambos

Vélez campeón, Independiente, Torneo Apertura 1995
Avellaneda. Deportes

La noche que los hinchas de Independiente festejaron una goleada en contra y en su propia cancha

Copa América, Mateo Morro, Independiente
Avellaneda. Deportes

Copa América: Mateo Morro, el pibe de Independiente al que no le gustaba el fútbol pero deslumbró a Scaloni y jugará en la Selección

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)