09 de Diciembre de 2021

La B Metro y una definición violenta en 2007: el día que desde una tribuna tiraron un puesto de panchos

Buenos Aires. Deportes
·
24 de octubre de 2021

Fue un torneo con incidentes en la mayoría de los partidos definitorios. Almirante Brown ascendió a la B Nacional, pero con un descuento de 18 puntos que lo haría descender al año siguiente. Quedaron en la puerta Estudiantes y Morón.

El fútbol del Ascenso tiene historias pintorescas pero también trágicas. Una de las hojas más oscuras de la B Metropolitana fue en la temporada 2006/07, cuando las etapas de definición de los diferentes torneos se tiñeron de violencia. Invasiones de canchas, incidentes con la Policía, incendios y destrozos en los estadios fueron los saldos de un campeonato marcado por una alta emotividad en los desenlaces y los episodios extradeportivos.

El Apertura y un primer aviso

El Apertura 2006 de la B Metropolitana llegó a la última fecha con una definición infartante. El líder era Deportivo Morón, que recibía en su estadio a Deportivo Español; más atrás llegaban Almirante Brown, a tan solo un punto del Gallito, y Estudiantes de Caseros, que esperaba tres unidades atrás y parecía ser quien más complicada la tenía. Y todo con un condimento extra: La Fragata y el Pincha se enfrentarían entre sí en Isidro Casanova.

En aquella última jornada del Apertura, un caluroso 9 de diciembre de 2006, las sorpresas comenzaron temprano: a los tres minutos, Estudiantes de Caseros se puso 1-0 con gol de Juan Martín, el goleador del Pincha. Sin embargo, el 0-0 parcial entre Morón y Español mantenía al Gallito como campeón ante su gente. En el arranque de la segunda parte, hubo dos cimbronazos: un gol de Gabriel Soriano para el Gallego y el 2-0 para Estudiantes, también a través de Juan Martín.

Incidentes en el estadio de Deportivo Morón, en 2006.

El partido entre el Pincha y Almirante Brown ni siquiera logró terminarse: los hinchas de La Fragata, frustrados al ver por cómo se escapaba la chance, invadieron la cancha a 10 minutos del final. El árbitro dio por finalizado el encuentro. Con la victoria de Estudiantes segura, Morón intentó revertir su situación pero no lo logró. Y se desató la barbarie…

El emotivo relato de los padres de Lucas Pierazzoli sobre la vuelta del rugby a Hurling

Los hinchas del Gallo tampoco toleraron un mal resultado y, tras ingresar al campo de juego e intentar agredir a futbolistas propios y ajenos, se cruzaron con efectivos policiales que intentaban dispersarlos a fuerza de gases lacrimógenos y balas de goma. La batalla siguió por las calles céntricas del municipio, con patrulleros incendiados y locales arrasados. El saldo fue de 70 detenidos y once heridos. Mientras tanto, Estudiantes de Caseros festejaba su coronación como campeón del Apertura gracias a la diferencia de gol con Morón.

B Metropolitana: final repetida en el Clausura

Tras el apasionante pero violento Apertura, comenzó la segunda rueda. Morón y Estudiantes quedaron un poco más lejos en la tabla, pero Almirante Brown buscó revancha y la consiguió: tras un mano a mano hasta el final con Tristán Suárez, se quedó con el Clausura y se ganó el derecho de disputar una final por el ascenso a la segunda categoría contra el Pincha de Caseros. Se volvían a ver las caras…

El arquero Walter Cáceres, aturdido por una bomba de estruendo.

Al tratarse de dos clubes tradicionales y populares del Conurbano, se decidió que el Cilindro de Avellaneda fuera la sede de ambos encuentros, tanto de la ida como de la vuelta y con una cabecera para cada parcialidad. El primer partido se jugó el 26 de mayo de 2007 y finalizó sin goles. La revancha fue pautada para el 2 de junio. Nadie imaginó lo que pasaría.

Almirante Brown ascendió a puertas cerradas

La segunda final entre Estudiantes y Almirante Brown duró 13 minutos. En ese instante, el árbitro Diego Abal cobró un penal para La Fragata y los hinchas no tuvieron mejor idea que festejarlo arrojando una bomba de estruendo a la cancha. La misma cayó cerca del arquero del Pincha, Walter Cáceres, quien no pudo recuperarse. Ante esta situación el juez suspendió el partido y los disturbios se desataron en la tribuna ocupada por gente de La Fragata.

Almirante arrastraba una interna entre dos facciones de su barra brava (llevaban tres años con enfrentamientos) y ese conflicto explotó de la peor manera en el estadio de Racing. Los responsables de Seguridad habían definido dividir a las dos facciones en distintas bandejas del Cilindro: arriba fueron los alistados en Los de Siempre, y abajo se quedaron los de 20 de Junio.

Escándalo en el futsal femenino: Banfield tomó una drástica decisión con su equipo tramposo

Ante la suspensión, las dos bandas se arrojaron objetos de tribuna a tribuna, cada vez más pesados. ¡Hasta un puesto de panchos cayó desde el anillo superior! Increíblemente, la Asociación del Fútbol Argentino decidió que la final se reanudara. Julio Humberto Grondona era proclive a resolver las cuestiones futbolísticas en las canchas y no en los escritorios.

Los 77 minutos pendientes se llevaron a cabo en Sarmiento de Junín, a puertas cerradas. Almirante arrancó torcido: el defensor Carlos Zavaleta falló aquel postergado penal. No obstante, con gol de Sebastián Penco, alias Motoneta por sus típicos festejos, le ganó a Estudiantes por 1-0 y ascendió a la B Nacional. Eso sí, no le salió gratis: comenzó el siguiente torneo con 18 puntos menos. La Fragata, bajo la dirección técnica de Blas Armando Giunta, no pudo remontarlo y terminó descendiendo al año siguiente.

El puesto de panchos vuela al vacío: por fortuna no le pegó a ninguna persona.

El propio entrenador se refirió, años más tarde, a lo que insólitamente consideró un castigo desmedido e injusto para el club de Isidro Casanova: “Tiramos una panchera y nos descontaron 18 puntos”, dijo, en tono de queja. Increíble.

El final de la temporada

Tras esa fatídica final, la B Metro siguió su marcha para definir un cupo para la Promoción. El privilegiado salió de un octogonal. En el cruce decisivo volvieron a encontrarse Estudiantes de Caseros y Deportivo Morón. Y la felicidad, nuevamente, fue para el Pincha de Caseros: le ganó 2-0 al Gallito.

Así, Estudiantes accedió a jugar la Promoción ante Ferro, que había sido el peor promedio de los equipos directamente afiliados a AFA en la B Nacional. Para culminar la temporada con más amargura, al Pincha se le escapó por poco: con el 0-0 de la ida y el 1-1 de la vuelta en Caballito, el Verde mantuvo la categoría por la casi siempre crucial ventaja deportiva.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Buenos Aires. Sociedad

Empleadas domésticas sin registrar: cómo son los controles que hace Provincia en countries

Buenos Aires. Política

Un juez abrió la puerta para la reelección indefinida de intendentes en la Provincia

Buenos Aires. Sociedad

El mensaje de superación y coraje de Joaquín Nahuel: seguirá en Twitter pese a los ataques

Buenos Aires. Policiales

Secta del horror en La Matanza: cae una banda que esclavizaba y sometía sexualmente a feligreses