04 de Julio de 2022

Medidor de dióxido de carbono: un desarrollo de Hurlingham que ayudará a toda la Provincia

Hurlingham. Sociedad
·
12 de junio de 2021

Fue creado por la Universidad local y el gobernador Axel Kicillof lo destacó como parte del plan de la vuelta a las clases presenciales en las escuelas bonaerenses. Cómo funciona este dispositivo en la prevención del Covid-19.

En el oeste del Gran Buenos Aires no sólo ya lo conocen, sino que también lo probaron en las escuelas de dos distritos de la zona. El medidor de dióxido de carbono, un desarrollo realizado por la Universidad Nacional de Hurlingham, será parte de la estrategia de la Provincia para el regreso a la presencialidad escolar prevista para el próximo miércoles, una vez que se logró mejorar la situación sanitaria en medio de la segunda ola de la pandemia de Covid-19.

En su exposición de este viernes para anunciar las nuevas medidas, el gobernador Axel Kicillof destacó que la vuelta a clases contará con la presencia de estos dispositivos en 33 mil establecimientos educativos para medir si en el aire puede haber elementos de contagio y regular la ventilación de los ambientes, teniendo en cuenta que se trata de meses de bajas temperaturas que requieren calefacción.

El mandatario informó como “una importante inversión” que la Provincia “adquirió y ya ha distribuido en todos los establecimientos públicos medidores de dióxido de carbono” y puso en relieve el trabajo realizado por la Universidad Nacional de Hurlingham con este dispositivo.

El plan que prepara Hurlingham para aplicar vacunas contra el Covid-19 durante las 24 horas

“Son un avance tecnológico que se ha desarrollado y producido a modo de prototipo en la Universidad de Hurlingham. Hemos trabajado con investigadores del Conicet, con el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Investigación, con Augusto Costa y nuestra gente de Ciencia y Tecnología para hacer los manuales y aplicarlo”, agregó.

Covid-19: qué es el medidor de dióxido de carbono

La Universidad Nacional de Hurlingham (UNaHur) desarrolló un medidor de dióxido de carbono (CO2) de fácil uso y manipulación y con un bajo costo, que permite monitorear en forma permanente el flujo de aire y la saturación en los ambientes. Lo llamaron Aire Nuevo.

De ese modo, se promueve una mejor ventilación, práctica que se hace indispensable como parte de los cuidados que se deben tomar para evitar el contagio del coronavirus, además de la aplicación de los protocolos de higiene y distanciamiento social.

El intendente de Hurlingham Juan Zabaleta con un medidor de dióxido de carbono.

“Estos medidores tienen que ver con uno los descubrimientos que se hicieron a lo largo de la pandemia. El más importante es que el principal modo de contagio es a través del aire, por eso en los ambientes cerrados se producen contagios con más facilidad”, profundizó Kicillof.

El Gobernador explicó que “junto con el virus se acumula dióxido de carbono producto de la exhalación”, que con ello “se pueden generar focos de contagio, y por eso se recomienda la ventilación”.

“Estos 33.000 medidores de dióxido de carbono permiten establecer umbrales de alarma para cuando se haya acumulado dióxido de carbono y con ello, la presencia del virus si se encontrara presente. Nos van a permitir en época invernal sostener el grado de ventilación adecuada en las aulas”, resaltó Kicillof.

El gobernador Axel Kicillof elogió la utilidad de los medidores de dióxido de carbono.

El medidor de dióxido de carbono fue un desarrollo que tuvo dos etapas. La primera fue la creación del prototipo, que estuvo a cargo del físico e investigador del Conicet Jorge Aliaga, secretario de Planeamiento y Evaluación de la UNaHur. Y luego siguió con el trabajo aportado por un equipo de investigadores españoles, quienes impulsaron el proyecto Aireamos.

Así se diseñó un dispositivo que mide la cantidad de CO2 en el aire a través de un sensor y avisa cuando hay una concentración alta de este gas, ya que es un indicador de que no hay suficiente renovación de aire en el ambiente.

El aparato cuenta con cinco componentes: un controlador, un display, el sensor de CO2, una alarma y una carcasa. Se conecta a una batería similar a la de un teléfono y se coloca a 1,5 metro de altura, lejos de las aberturas. El sensor emite una alarma cuando detecta que se superó el umbral de 800 partes por millón (ppm) de CO2.

Se estima que la concentración promedio de CO2 en el aire es de unas 400 ppm. En tanto, el aire exhalado por una persona puede tener hasta 40.000 ppm de CO2. A partir de estos datos, la recomendación de los expertos es que un límite prudente para reducir el riesgo de contagio es evitar que la concentración de CO2 supere las 800 ppm.

Con el eje en Salud, Provincia realizará obras por 790 millones de pesos en siete municipios

Una vez que se creó y patento el dispositivo, pasó a fase industrial para ser fabricado en serie por empresas, entre las que están WeSense, VNL Research y Ventilemos.

Ya se probaron en Hurlingham y Morón

El presidente Alberto Fernández visitó en marzo la UNaHur donde se desarrollaron los medidores Aire Nuevo, y por entonces el jefe de Estado ya dijo que “esto les puede servir a miles, a millones, esto puede servir para una escuela, pero también puede servir para las oficinas públicas, para los lugares donde están los abuelos, los geriátricos, y para las fábricas”.

En tanto que los primeros 400 medidores de dióxido de carbono fueron entregados a principios de 2021 por los municipios de Hurlingham y Morón en escuelas públicas de ambos distritos, en un acto del que habían participado los intendentes Juan Zabaleta y Lucas Ghi.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Almirante Brown. Sociedad

Avanza la obra del edificio donde se tramitará la licencia de conducir en Almirante Brown: cuándo estará listo

Buenos Aires. Sociedad

Tren Belgrano Sur: qué obras incluye la millonaria inversión para electrificar y modernizar la línea

Buenos Aires. Sociedad

Anunciaron un paro de colectivos por tiempo indeterminado en la línea 60: cuándo empezará

Hurlingham. Sociedad

Habrá tolerancia cero al alcohol al volante en Hurlingham: ya adhieren cinco distritos del GBA