19 de Mayo de 2022

El ídolo de Racing que se bajó de una final para no ir en contra de los deseos de Eva Perón

Buenos Aires. Deportes
·
11 de diciembre de 2021

Antonio Rodríguez, arquero del famoso equipo tricampeón de la Academia y luego intendente de Vicente López, faltó en 1951 al desempate contra Banfield, equipo favorito de la esposa del General Juan Domingo Perón.

Antonio Oscar Rodríguez, de cuyo nacimiento se ha cumplido un siglo, fue pionero en más de un sentido. Atajó en el brillante Racing de 1949/51, primer tricampeón del fútbol argentino desde la implementación del profesionalismo a comienzos de la década del 30. Estuvo asimismo a la vanguardia entre los deportistas que tuvieron participación en la vida política del país. Por desgracia, también le tocó ser una de los más rápidamente condenados tras el Golpe de Estado de 1955. Falleció en 1991, a los 69 años.

Los inicios futbolísticos de Antonio Rodríguez fueron en River. Allí debutó en 1940. Una tarde sufrió la eficacia del ataque racinguista: ¡6-3! En busca de mayores oportunidades emigró en 1941 a Tigre y, siempre con el objetivo de afirmarse en la categoría mayor, se instaló en el otro extremo del Gran Buenos Aires, en Lanús, donde logró reconocimiento. Sus buenos desempeños en la portería granate, entre 1942 y 1947, generaron el interés de Racing, que buscaba formar un equipo de calidad para disputarles la hegemonía a los otros clubes grandes.

Antonio Rodríguez en la tapa de la revista El Gráfico.

Rodríguez se presentó bajo los palos de Racing en la Bombonera, el 18/04/1948, con un triunfo categórico: 4-1. La Academia acarició el título en aquella temporada. Una huelga de futbolistas al final del torneo lo privó de la conquista. Para aumentar el disgusto, fue campeón Independiente. La revancha llegó en 1949.

Con una delantera que salía de memoria, Juan Carlos Salvini, Norberto Méndez, Rubén Bravo, Llamil Simes (goleador con 26 tantos) y Ezra Sued, se consagró por primera vez en el profesionalismo. Les sacó seis puntos de ventaja a River y Platense, la revelación.

Almirante Brown y la chance perdida en 1978: la muerte del DT y una sospecha que sigue vigente

Los de Avellaneda repitieron en 1950. Postergaron en esa ocasión a Boca y el vecino Independiente, que compartieron la segunda posición a ocho unidades de distancia (se daban dos por triunfo). Para tomar la magnitud del poder ofensivo de aquel bicampeón, bastan estas cifras: 87 goles en 1949 y 86 al año siguiente, en certámenes de 34 fechas. Ya por entonces era ostensible el apoyo que recibía la institución desde organismos oficiales. Ramón Antonio Cereijo, ministro de Hacienda del general Juan Domingo Perón, era un confeso hincha de la Academia.

Racing pelea con Banfield y Eva Perón toma partido

En 1951 no hubo un grande que peleara la coronación con Racing, sino un chico, Banfield, un humilde, liderado por el formidable Eliseo Mouriño. Fue esa condición modesta, rezagada, la que inspiró el cariño de Evita con los de casaca blanca y verde. La Academia y el Taladro igualaron la primera ubicación y se necesitó de un desempate para definir el título. Había un favorito: el equipo de Antonio Rodríguez, reforzado con Mario Boyé, alias el Atómico por la potencia de sus remates, histórico goleador xeneize que había regresado de Italia para sumarse al bicampeón.

En 1951, Eva Perón volcó su favoritismo por Banfield, que definió el campeonato con Racing.

Rumores de toda clase precedieron a la final: que Evita presionaba por Banfield, que Perón (simpatizante de Boca y no de Racing, como erróneamente se ha consignado) también prefería al Taladro, que les regalaban un auto importado a sus jugadores si ganaban, que llegó a haber ofrecimientos de dinero a los rivales para ir a menos… Lo concreto fue que uno de los baluartes albicelestes, una de sus columnas en las campañas anteriores, resolvió excusarse de la contienda: Antonio Rodríguez dijo que prefería no protagonizar ese choque decisivo.

El arquero, identificado y comprometido con los ideales justicialistas desde la jornada fundacional del 17 de octubre de 1945, no quiso enfrentarse al cuadro por el que hacía fuerza la jefa espiritual del movimiento, quien ya atravesaba sus últimos meses de vida. Héctor Grisetti, apodado El Arquero Suicida por su arrojo, cubrió la valla de Racing y cumplió: terminó 0-0 el primer encuentro y 1-0 (golazo de Boyé) el segundo. Racing concretó así su tricampeonato y lo festejó en el viejo Gasómetro de Avenida La Plata, ante una multitud.

Rodríguez dejó el fútbol a los 30 años, después de casi 300 partidos en Primera, y se volcó definitivamente a la actividad política. En 1952 fue electo como intendente del municipio de Vicente López, cargo que ocupó hasta su destitución por la denominada Revolución Libertadora en septiembre de 1955.

La historia de la figura en un ascenso de Tigre que le dio el nombre a una hinchada en Italia

Un año después debutaba en la Primera de Boca otro Rodríguez (Juan José, Yaya, volante ofensivo) que con el tiempo se convertiría en emblema y campeón del mundo con Racing. Igualmente, el primer Rodríguez de La Academia, el número uno, sigue siendo Antonio.

Temas relacionados / /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Buenos Aires. Policiales

Merlo: el joven que pasó casi dos años preso por un crimen que no cometió y recuperó su libertad

Buenos Aires. Sociedad

Censo 2022: cómo se puede verificar la identidad de los censistas que van casa por casa

Buenos Aires. Policiales

Volver a nacer: la milagrosa recuperación del policía baleado por motochorros en Moreno

Buenos Aires. Sociedad

El ramal Haedo-Caseros del Ferrocarril San Martín ya tiene definidos los trenes y cuándo empieza a operar