19 de Mayo de 2022

Ferro y Quilmes, un duelo de históricos: la gran final que dos equipazos jugaron a principios de los 80

Buenos Aires. Deportes
·
6 de diciembre de 2021

El Verde y el Cervecero se cruzarán en una de las semifinales por el segundo ascenso a Primera División y acompañar a Tigre. En el invierno de 1982, ambos lucharon por el título mayor del fútbol argentino en el Nacional.

Hay cuadros que son históricos en la memoria del futbolero. Ferro y Quilmes, aunque hace tiempo no están en los primeros planos del fútbol nacional, se mantienen en ese imaginario popular. Sus camisetas, al margen de diseños alternativos, son fácilmente reconocibles.

Es por eso que la definición de la Primera Nacional, donde el Verde y el Cervecero se enfrentarán en semifinales, es un viaje al pasado. Más precisamente, cuatro décadas atrás: en 1982, con la Guerra de Malvinas como dramático telón de fondo, Ferro consiguió su primer título dentro de la élite del fútbol argentino superando en un mano a mano justamente a Quilmes.

Ferro y Quilmes: una gloriosa década del 80

Caballito comenzó la década del 80 con una noticia que cambiaría su historia: en 1979, Carlos Timoteo Griguol se convirtió en el entrenador del plantel de fútbol. Ya en el 81, Ferro cosechó resultados sorprendentes: fue subcampeón del Boca de Diego Armando Maradona en el Metropolitano y repitió ese puesto en el Nacional, detrás de un River poblado de mundialistas.

Ferro campeón: Carlos Arregui, Mario Gómez, Garré, Cúper, Rocchia y Basigalup (arriba). Saccardi, Miguel Ángel Juárez, Márcico, Cañete y Crocco (abajo).

Oeste solventaba su eficacia en una defensa sólida, con la que el arquero Carlos Barisio estableció un récord de diez partidos sin recibir un gol. El emblema era Gerónimo Cacho Saccardi, un mediocampista con actitud de cacique, y una de las figuras era el Beto Márcico. No sólo el fútbol le daba alegrías al Verde: el básquet y el vóley también brillaban en Caballito. En 1988 la Unesco condecoró al club, que entonces presidía Santiago Leyden, por su vida social.

El ascenso de Tigre en 2007: un gran equipo y Caruso Lombardi como inesperado enemigo

Quilmes entraba a los últimos veinte años del siglo con sonrisas y tristezas. En 1978, el Cervecero había ganado su primer título de primera: le arrebató al Boca de Juan Carlos Lorenzo el Metropolitano consagrándose en Rosario. Con otra eminencia en el banco de suplentes, José Yudica, en 1979 disputó la Copa Libertadores, pero en 1980, sorpresivamente, descendió. Duró poco la amargura: con Roberto Domingo Rogel como nuevo entrenador, ascendió al año siguiente y se preparó para volver a competir fuerte en 1982.

El Nacional 82: mano a mano

Eran tiempos de grandes figuras en el fútbol argentino. Veníamos de un 1981 con Maradona y Brindisi en Boca, Kempes y Fillol en River, Bochini y Trossero en Independiente, Bianchi e Ischia en Vélez, Palma y Bauza en Central…

Quilmes 1982: Clide Díaz, Hugo Tocalli, Horacio Milozzi, Jorge Gáspari, Guillermo Zárate y Oscar Emilio Gizzi (arriba). César Lorea, Néstor Frediani, Daniel Acevedo, Miguel Ángel Converti y Oscar Antonio Gissi (abajo).

Entre semejante constelación de estrellas, los que se colaron fueron dos humildes pero graníticos equipos: el Ferro del cordobés Griguol y el Quilmes del mendocino Rogel, defensor de gran trayectoria en el Boca de cierre de los 60 y principio de los 70.

Almirante Brown y la chance perdida en 1978: la muerte del DT y una sospecha que sigue vigente

El Nacional en aquel tiempo juntaba a todos los equipos del país: a los 18 tradicionales que habían disputado el Metropolitano se les sumaron seis procedentes de las ligas del Interior y ocho de los torneos regionales.

Ferro ganó su zona, relegando a Unión e Independiente, y luego derrotó en los cruces a Independiente Rivadavia (Mendoza) y Talleres; mientras que Quilmes también quedó puntero dejando atrás a River y Newell’s, para luego eliminar a Unión y un fuerte Estudiantes. La gran final ya estaba definida.

Ferro se consagró campeón invicto del Nacional de 1982.

La ida se disputó en el Sur y terminó sin goles. La vuelta, en el Ricardo Etcheverry, fue para el local: con tantos de Miguel Ángel Juárez (máximo artillero del campeonato) y Juan Domingo Rocchia, Ferro se impuso 2-0 y se quedó con el Nacional de manera invicta.

La noche que Diego Maradona jugó para Talleres de Remedios de Escalada y saldó una deuda

Para el Verde, aquel 27 de junio, fue un despegue soñado: dos años después repitió en el Nacional 84. El Verde se mantuvo en Primera hasta que, fruto de continuas crisis económicas, terminó descendiendo en el 2000 para nunca regresar. Quilmes, en cambio, siguió sufriendo su irregularidad: descendió al año siguiente, en 1983, y desde entonces alterna con dolorosa frecuencia entre el máximo nivel y las categorías menores.

¿Cómo se define la Primera Nacional?

Este lunes, desde las 21.10, Ferro y Quilmes se volverán a ver las caras en un partido que concentrará varias miradas futboleras, además de despertar nostalgias. El cruce de semi es de ida y vuelta. El primer chico será en Caballito. Por la otra llave, Barracas Central y Almirante Brown también definirán un lugar en la final por el ascenso a Primera.

Temas relacionados / /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Buenos Aires. Policiales

Merlo: el joven que pasó casi dos años preso por un crimen que no cometió y recuperó su libertad

Buenos Aires. Sociedad

Censo 2022: cómo se puede verificar la identidad de los censistas que van casa por casa

Buenos Aires. Policiales

Volver a nacer: la milagrosa recuperación del policía baleado por motochorros en Moreno

Buenos Aires. Sociedad

El ramal Haedo-Caseros del Ferrocarril San Martín ya tiene definidos los trenes y cuándo empieza a operar