31 de Enero de 2023

Argentina campeón del mundo: Rodrigo De Paul, el «Motorcito» de la Selección que surgió del Deportivo Belgrano de Sarandí

Avellaneda. Deportes
·
18 de diciembre de 2022

El volante del Atlético de Madrid es el alma de la Selección y el mejor socio de Messi dentro y fuera del campo. Con su entrega logró algo imposible: que lo quieran a un lado y al otro de Avellaneda pese a haber surgido en Racing.

No la pasó bien Rodrigo De Paul en los primeros días de iniciado el Mundial. El tropiezo contra Arabia Saudita, con un flojo rendimiento individual en un contexto flaco de todo el equipo, lo puso como blanco de críticas. Pero nada de ello sucedía puertas adentro del plantel, donde el Motorcito, como lo llaman sus compañeros, lo sostuvieron. Como también lo hizo Tini,  su novia, con el viaje relámpago a Qatar para acompañarlo aunque sea por algunas horas. La felicidad de De Paul tiene siquiera divisiones en Avellaneda, su ciudad, pese a su identificación con la mitad de Racing: la mitad de Independiente le agradece, como todos los argentinos.

Sí, el nacido en Sarandí el 24 de mayo de 1994 aparece en el top de los más queridos de la Selección Argentina, ya que es uno de los jugadores que se transforman, para bien, cuando se ponen la camiseta nacional. Fue convocado por el DT como parte de la renovación post Rusia 2018 y se volvió un clásico del 11 inicial al punto que se ganó la titularidad en medio de la Copa América 2019 y no salió más.

Rodrigo De Paul, jugador de la Selección argentina en el Mundial de Qatar
El abrazo de Messi con De Paul, uno de sus compinches en la Selección.

“Rodri” llegó al récord de mayor cantidad de partidos consecutivos sin perder en toda la historia de la Selección: 36, marca con la que superó los 30 encuentros seguidos invicto que había conseguido Oscar Ruggeri entre 1991 y 1993. Y como socio de Lionel Messi dentro y fuera del campo, De Paul equiparó al Cabezón: sabe cuánto pesa la Copa del Mundo.

Aquellos comienzos de Rodrigo De Paul en Sarandí

Los inicios del actual volante todoterreno del Atlético de Madrid hay que situarlos en la canchita del Deportivo Belgrano de Sarandí, club en cuyo buffet hay una gigantografía del jugador que arrancó a nivel profesional como enganche en Racing.

El abrazo del alma: la emotiva historia detrás del encuentro entre Marcos Acuña y un fotógrafo en el Mundial de Qatar

En el pequeño club de baby fútbol ubicado en Avenida Belgrano al 3200 compartió equipos con Iván Marcone, actual mediocampista de Independiente, y con Ian Pezzani, defensor de Argentino de Quilmes. Es tanto el sentido de pertenencia que tiene por “Belgra” que siempre se da una vuelta cuando vuelve al país e inclusó llegó a dirigir equipos de chicos cuando ya había debutado en la Primera.

Rodrigo De Paul Selección Argentina Mundial Qatar 2022 Sportivo Belgrano Racing
Un equipo de Belgrano de Sarandí con De Paul.

Mónica es su mamá, pero también fue su gran compañera, ya que su papá falleció cuando el futbolista era chico. “Cuando lo veo salir a la cancha lo veo con la misma alegría que le veía en el potrero”, sostuvo en una entrevista realizada tras la victoria en la Copa América la madre del jugador de 28 años.

Rodrigo De Paul en números

La carrera futbolística de Rodrigo De Paul hoy lo sitúa como una de las estrellas de la Selección, pero su camino hasta el presente tuvo distintos sinsabores. Debutó en la Primera de Racing en 2013 y, de la mano de la confianza del técnico Luis Zubeldía, no tardó en adueñarse de la camiseta número 10 y de la cinta de capitán pese a su juventud.

Tras apenas 57 partidos, en los que convirtió seis goles, fue vendido al Valencia, club en el que no le fue bien y donde nunca logró congeniar con el entrenador portugués Nuno Espirito Santo. En su primer paso por España disputó 45 encuentros con apenas dos tantos, antes de volver a préstamo a la Academia.

Rodrigo De Paul, jugador de la Selección argentina en el Mundial de Qatar
De Paul tuvo problemas físicos que lo diezmaron, pero siempre dijo presente.

La segunda etapa en el club de Avellaneda fue corta, pero rendidora. Tras 15 participaciones y un gol volvió a partir rumbo a Europa para jugar en el Udinese, donde comenzó esa transformación como jugador que luego completó con Scaloni.

En el equipo italiano se hizo amo y señor a lo largo de 184 partidos en los que marcó 34 goles. Fue su último paso antes de llegar al Atlético de Madrid de Diego Simeone, donde viene alternando buenas y malas a partir de algunos hechos extra futbolísticos (su separación de Camila Holms y su noviazgo con Tini) que le generaron cortocircuitos con los hinchas.

El arquero que nació en los Balcanes, jugó en Quilmes y protagonizó el mayor blooper en el Mundial de Qatar 2022

Pero lo conseguido en Qatar con la Selección lo puso en un pedestal. No convirtió goles, incluso hubo partidos en los que no pudo completar los 90 minutos por una lesión muscular que lo puso al borde del desgarro; trabajó, incluso cuando el resto descansaba, y no se bajó. Siguió. Cuando no pudo correr como siempre lo hace, hasta Messi puso la cara (y las piernas) por él. Porque Rodrigo De Paul muchas veces lo había hecho por el resto. El Motorcito del campeón del mundo.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
La leyenda de Luis Federico Thompson: el boxeador panameño que vivir en la Argentina y se hizo hincha de Deportivo Morón
Morón. Deportes

La leyenda de Luis Federico Thompson: el panameño que eligió vivir en el país y era hincha de Deportivo Morón

La historia de Julio Lamas: por qué el coach de San Martín que dirigió a Manu Ginóbili decidió meterse en el fútbol
Buenos Aires. Deportes

La historia de Julio Lamas: por qué el coach de San Martín que dirigió a Manu Ginóbili decidió meterse en el fútbol

José El Bocha Ciantini, ex piloto de Turismo Carretera, reveló que sufre cáncer de páncreas
Buenos Aires. Deportes

“Me dolió la panza y tengo cáncer de páncreas”: el conmovedor relato del ex piloto José Ciantini para contar su enfermedad

La increíble relación de amor y odio entre Boca y Quilmes: de piedrazos y batallas campales a entablar una amistad institucional
Buenos Aires. Deportes

La increíble relación de amor y odio entre Boca y Quilmes: de piedrazos y batallas campales a ser clubes amigos