03 de Julio de 2022

La nueva vida de un atleta de General Rodríguez: llegó a pesar 136 kilos y hoy triunfa en el ultra maratón

Historias de mi barrio. Buenos Aires
·
25 de diciembre de 2021

Horacio Daniel Rosa (52) encontró en el atletismo una salida para su obesidad y la depresión que le generaba el sobrepeso. Bajó 61 kilos y viene de triunfar en una exigente carrera de montaña. «O cambiaba o me moría», admitió.

Hace unos siete años jamás se hubiese imaginado ser un atleta. Horacio Daniel Rosa, de 52 años y oriundo de General Rodríguez, vivía en aquel entonces sumido en una fuerte depresión. Era obeso y había llegado a pesar 136 kilos. Como muchos que combaten contra esta enfermedad, llegó a pensar que no había salida, pero un día decidió comenzar el gimnasio y empezar a ejercitarse. Lo complementó con cuidados y su salud mejoró. Hoy encontró una pasión en el atletismo: y es ultra maratonista de montaña y se convirtió en un orgullo no sólo de su familia, sino también de su ciudad.

Horacio mantiene un perfil bajo. No alardea de su transformación, por la cual bajó 61 kilos. De hecho, respetuoso por quienes sufren obesidad y no pueden lograr cambios, manifestó a Zonales: «Tuve mucha suerte, pienso a veces que Dios me tocó con una varita mágica y me ayudó. Yo inicialmente pensé en hacer algo de gimnasio, moverme un poco, quizás volver a jugar al fútbol».

Las mellizas de Pilar recibieron el medicamento más caro del mundo: cuál es el próximo desafío de su familia

Y agregó: «Pero me pasó ya con más de 40 años, de encontrar una actividad que me apasiona. Eso me ayudó muchísimo a salir adelante. Si alguien está en la situación que me encontraba yo, mi consejo es encontrar una actividad que le guste mucho y así hacer del ejercicio un disfrute y no una obligación».

Horacio pesaba 136 kilos y bajó 61. Hoy es un atleta que compite en duatlón, triatlón, maratones y carreras de montaña

En aquellos años, el hoy atleta rodriguense vivía días muy difíciles. «Mido 1.73 metros y pesaba 136 kilos. Tenía mucha depresión, no salía de mi casa y me la pasaba acostado. Evitaba ir a comprarme ropa porque nada me quedaba, mis amigos venían a casa y mis hijos los buscaban para jugar a le pelota pero a mí no me pedían porque sabían mis limitaciones», recordó.

Y sintetizó: «Comía hasta no poder más, me costaba hacer algunos movimientos por el volumen de mi cuerpo. Tristemente, mi familia se había acostumbrado a verme así. Hasta que un día dije basta. Pensé ‘si sigo así, me muero’. O cambiaba o me moría. Arranqué en un gimnasio al que me había ido a anotar cien veces y nunca había empezado», confesó.

Transformarse en atleta, un cambio de vida

Horacio comentó que al poco tiempo de iniciar el gimnasio, empezó a andar en bicicleta y luego a correr, de la mano de su profesor «Lalo» Fernández y un grupo de atletas de la localidad de Francisco Álvarez, en el oeste del Conurbano. Ahí descubrió que correr era una actividad que le gustaba mucho. «Yo nunca entendía que hacían los locos que corrían temprano en la mañana o muy tarde en la noche. Hoy soy uno de ellos. Ya con más de 40 años pude descubrir algo que me encantaba», mencionó.

Horacio terminó primero en su categoría (50-59 años) en la carrera El Cruce, que consta de 100 kilómetros a través de la Cordillera de Los Andes.

Así empezó a competir. «Lo que más me gusta son las carreras de montaña pero fui probando cosas nuevas. Me preguntaron si había corrido duatlón (carreras que combinan pedestrismo y ciclismo) y hoy ya participé en tres de esas competencias. Lo mismo con el triatlón (pedestrismo, ciclismo y natación), para lo cual me tiré a una pileta y entrené seis meses. He corrido los 42 kilómetros de la maratón de Buenos Aires y también la media maratón», contó Horacio.

El rodriguense viene de terminar primero entre los 393 atletas de su categoría (50 a 59 años) en la exigente carrera El Cruce, que une Argentina y Chile a través de 100 kilómetros por la Cordillera de Los Andes.

General Rodríguez: un joven fue salvajemente agredido por una patota y ahora pelea por su vida

Con todo, agradeció en apoyo de su familia. «El gordo es simpático en la calle, pero en la casa es un problema, porque siempre está de malhumor. Me apoyaron mucho porque vieron y vivieron mi cambio, de humor y de todo. Volví a nacer con esto de correr».

Finalmente, concluyó con que «cada carrera me sirve para enfocarme en sostener mi alimentación, porque me encanta la comida pero aprendí a comer sano y a volver un hábito el entrenamiento». Su próximo desafío será el Patagonia Run de San Martín de Los Andes, una carrera con modalidades de hasta 160 kilómetros y que se correrá el 7, 8 y 9 de abril de 2022.

Temas relacionados / /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
La Matanza. Historias de mi barrio

El vecino de Casanova que unió su amor por Diego Maradona y por el arte pintando cuadros del «10»

Buenos Aires. Deportes

De Florencio Varela al éxito en México: Diego Cocca, el DT surgido en River que le hizo un guiño a Boca

Esteban Echeverría. Historias de mi barrio

La emotiva historia de un vecino de El Jagüel que nació sin una mano y hoy brilla como guitarrista

Buenos Aires. Sociedad

Tren Belgrano Sur: qué obras incluye la millonaria inversión para electrificar y modernizar la línea