07 de Julio de 2022

Merlo: el joven que pasó casi dos años preso por un crimen que no cometió y recuperó su libertad

Buenos Aires. Policiales
·
18 de mayo de 2022

A Jonathan Acosta (27) lo tuvieron en prisión preventiva acusado por el asesinato de un colectivero en Merlo hasta que su abogado logró demostrar su inocencia. La injusticia que le tocó sufrir y su experiencia tras las rejas.

El crimen del colectivero Federico Rivero en Merlo dejó una marca imborrable en la vida de Jonathan Acosta (27). La Justicia lo acusó de ser el autor de ese trágico episodio y lo obligó a pasar casi dos años preso siendo inocente.

Censo 2022: cómo se puede verificar la identidad de los censistas que van casa por casa

El homicidio ocurrió el 16 de junio de 2020, cerca de las 20, cuando Rivero, chofer de la empresa La Perlita, fue a hacer unas compras a un almacén del barrio La Blanquita de Merlo, en la calle Sucre entre Esquiú y Finocchietto.

Allí, se quedó en su auto mientras su mujer bajaba a comprar una gaseosa y en ese momento fue asaltado por dos delincuentes. Él se resistió a bajar del vehículo y le dispararon, para luego darse a la fuga. Las heridas fueron mortales y aunque fue trasladado al hospital Eva Perón, no pudieron salvarle la vida.

Juan Carlos Gómez, el abogado que pudo probar la inocencia del joven de Merlo y lograr su libertad.

Por el caso, pese a que ni siquiera había estado en el lugar, fue imputado Jonathan y otro hombre llamado Sergio Armoa, de 37 años, quien llegó a amenazar a la viuda del colectivero durante el juicio desarrollado la semana pasada. Después de dos años de haberlo tenido en prisión preventiva, el Tribunal Oral Criminal N°5 de Morón declaró inocente a Acosta y le otorgó la libertad.

Las pruebas que demostraron la inocencia de Jonathan Acosta

La estrategia de Juan Carlos Gómez, el abogado defensor de Jonathan, se fundamentó en que el acusado estaba viajando en el tren Sarmiento en el horario en que ocurrió el crimen. Incluso se probó que en ese lapso mantuvo conversaciones telefónicas por audios y mensajes de WhatsApp, luego cargó un celular, tomó un colectivo y continuó enviando mensajes.

«Lo llevaron a declarar casi un mes después del hecho, nosotros solicitamos a Trenes Argentinos las cámaras de la estación de Ramos Mejía, de Merlo y del túnel de Merlo, que fue el recorrido que hizo, e incluso de un kiosco donde hizo una carga telefónica. Si hubiesen hecho esa prueba lo habrían desincriminado desde un primer momento», manifestó el letrado al portal Primer Plano.

Y agregó: «La prueba de geolocalización de los teléfonos obraba en poder de la Fiscalía, que sí la había pedido. Lo que no realizó fue la pericia de voz. Los teléfonos decían que Jonathan había estado todo el día trabajando en Ramos Mejía, después viajó en tren a Merlo hablando con la hermana. Esa pericia de voz era fundamental y no la realizó la Fiscalía en toda la instrucción. Se hizo en el juicio gracias a la amplitud de prueba que tuvo en tribunal». En esos audios, se escuchaban incluso la voz de un vendedor ambulante de alfajores arriba del tren y el constante ruido de la formación.

El colectivero asesinado y su mujer, quien hasta último momento acusó a Jonathan Acosta de ser uno de los asesinos.

Jonathan no quiso presenciar el juicio en el que se jugaba su futuro, pero su abogado le mandó el mensaje que esperó durante estos dos años: «Absuelto, libre hoy mismo». El fallo generó indignación en la viuda del colectivero, que aseguraba que él había sido partícipe del homicidio. A su vez, Sergio Armoa fue condenado a prisión perpetua.

El crimen del colectivero en Merlo y sus dos años tras las rejas

«Yo sabía de mi inocencia y siempre peleé por eso, pero no tenía la última palabra. Mi fe siempre estuvo puesta en Dios y sé que a él no se le puede escapar nada. Tuve pensamientos muchas veces positivos, otras veces negativos. Fue una lucha», dijo Jonathan luego de haber estado alejado de su esposa, su hija de ocho años y su hijo de cuatro. Y agregó, respecto de su tiempo en el penal de Olmos, que «no fue fácil la cárcel», ya que tuvo «pensamientos positivos muchas veces pero también muy negativos, fue una lucha».

La diputada que recomendó tomar lavandina en pandemia ahora denuncia a Mayra Mendoza

Sobre la viuda de Rivero, que lo acusó de ser uno de los asesinos, declaró: «No la puedo tratar de mentirosa, sino creo que se equivocó: no eran mis ojos los que vio, no era mi voz la que escuchó o le habrán dicho algunas personas que fui yo y se habrá tomado de eso. Siempre me pregunté el por qué de la acusación cuando nunca tuve ningún problema con la señora».

Finalmente, se refirió al hecho de que en el barrio donde vivía con su mujer, muchos vecinos no creen en su inocencia. «Por ahora estoy viviendo en lo de mi hermana, le he comentado a mi mujer de irnos del barrio pero no quiere. Me dijo que ‘por qué tenemos que cambiar nuestra vida si no mataste a nadie, fuiste a un juicio, lo comprobaste’. Y yo también me lo pregunto, voy a hacer todo lo que le de bienestar a mi familia. Ahora me pondré en campaña para conseguir trabajo rápido». La vida le abre la chance de una nueva oportunidad y Jonathan no piensa desaprovecharla.

Temas relacionados / /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Pilar. Policiales

Tragedia en Pilar: borracho chocó de atrás a un auto en la Ruta 25 y provocó la muerte de una mujer y su hijo

Buenos Aires. Sociedad

Subió el valor de las multas de tránsito en Provincia: cuánto se paga por la infracción más grave

Buenos Aires. Sociedad

Repavimentan el Acceso Oeste: en qué tramos se realizan las obras y cuándo está previsto que terminen

La Matanza. Policiales

Estaba por irse a vivir con su novia: la historia del policía de 23 años fusilado por narcos en Rafael Castillo