17 de Mayo de 2022

La historia del nadador de San Isidro admirado en el mundo por sus récords que fue preso político

San Isidro. Deportes
·
16 de enero de 2022

Antonio Abertondo fue el nadador de aguas abiertas más importante del país y atravesó los principales ríos del mundo. Condenado después de 1955 por su vinculación con el peronismo, hoy en en su ciudad natal se lo homenajea.

¿Cómo sería el equivalente a un trotamundos en el agua? Antonio Abertondo nació en nuestro país pero recorrió todo el globo a nado. Quebró récords en Europa, braceó en Egipto, fue ídolo en la Argentina de los 50 y hasta quedó en el medio de las internas políticas. Recordado aún hoy con homenajes en Dover (Inglaterra) y San Isidro, es el nadador de aguas abiertas más importante en la historia nacional.

De Beccar al mundo

Antonio Abertondo nació el 1 de agosto de 1918 en Beccar, partido de San Isidro. Vecino de la zona de Punta Chica, actualmente ubicada en el municipio de San Fernando, fue en ese brazo del Río Luján donde aprendió a nadar: se escapaba solo para refugiarse en el agua.

A Abertondo lo metieron preso en la Revolución Libertadora.

En 1941, con apenas 23 años y ya conociéndose de memoria cada recoveco del Delta, comenzó con sus nados a lo largo de diferentes puntos del país. Al cumplir los 32 se animó a la aventura internacional: en 1950, 1951 y 1954 cruzó el Canal de la Mancha, entre Inglaterra y Francia.

Insaciable, estuvo en otros cauces famosos del mundo: el Estrecho de Gibraltar, el mítico Río Nilo, el famoso Misisipi en Estados Unidos… Incluso, mucho antes de que un tal Diego Armando Maradona conquistara la ciudad, hizo flamear la bandera argentina en Nápoles: unió la urbe costera italiana con la isla de Capri, ida y vuelta.

Wilde: quién era el hincha de Independiente asesinado en un enfrentamiento con vecinos

Su gran fecha histórica, sin dudas, fue el 21 de septiembre de 1961: con 43 años y ya muchísima experiencia sobre su fornida espalda, se animó a la proeza de volver al Canal de la Mancha pero, esta vez, realizarlo de ida y de vuelta, algo que nadie había hecho hasta ese entonces. Abertondo, ambicioso, unió Inglaterra con Francia (dos veces) en 43 horas y cinco minutos.

En total, hasta su retiro en 1971, tiene contabilizados más de 42 raids de larga distancia por el agua. Su impresionante registro se volvió monumento: en Dover, ciudad de Inglaterra lindera con el cauce donde nadó, hay un monolito que recuerda su proeza en el Canal de la Mancha.

El peronismo y Antonio Abertondo

Durante las décadas del 40 y del 50 todo el país estuvo cruzado por la grieta peronismo-antiperonismo y Abertondo, un personaje público, se vio involucrado. No fue por herencia familiar ni tampoco por militancia sindical: Antonio trabajaba como empleado en Gath & Chávez, lejos de los grandes gremios.

El bailarín de San Miguel que siguió el legado de su abuela para dejar la pobreza y llegar a Europa

Su acercamiento fue 100% personal. María Eva Duarte de Perón, al enterarse de sus proezas acuáticas, decidió premiarlo con un puesto en la biblioteca del Congreso de la Nación para que pudiera seguir dedicándose a su actividad con un sustento económico razonable. A partir de ahí, Abertondo abrazó la causa peronista y la llevó como bandera: comenzó a nadar con un gorro que lucía impresa de un lado la imagen del General y del otro, la de Evita.

Las hazañas de Abertondo se regaron en otros lugares del mundo.

Su carrera más emblemática en el país estuvo marcada por su simpatía política. El 19 de marzo de 1957, Abertondo se propuso unir Rosario con Puerto Nuevo, Santa Fe con Buenos Aires. Bajando desde el Paraná, nadó más de ochenta horas, y finalmente alcanzó la costa bonaerense, donde un nutrido grupo de periodistas y fanáticos lo esperaban.

Los políticos, así antes como ahora, también quisieron salir en la foto: el general Pedro Eugenio Aramburu y el almirante Isaac Francisco Rojas, presidente y vice de facto de la denominada Revolución Libertadora, aguardaban para saludarlo. Cuenta la leyenda que Abertondo los esquivó. Y que no se lo perdonaron…

Abertondo en plena recuperación después de unir Gran Bretaña con Francia.

En aquellos tiempos el peronismo estaba proscripto y cualquier alusión al movimiento, sus símbolos o líderes era merecedora de cárcel: allí fue a parar Abertondo durante casi un año. El penal de Magdalena fue su hogar, donde se las arregló para entrenarse y no perder la forma. Ya en libertad, siguió con su pasión: nadó en los estrechos de Turquía, unió Corrientes con Entre Ríos, siguió surcando el Río de la Plata… Hasta que en 1971 decidió poner los pies sobre la tierra y dejar la actividad.

Un corazón demasiado grande

Tras retirarse, y con el regreso del peronismo en 1973, Abertondo fue designado por el gobierno nacional para organizar eventos de natación, como la Prueba de Aguas Abiertas entre Rosario y la Ciudad de Buenos Aires, uno de sus tantos recorridos temerarios.

Cruzó dos veces el Canal de la Mancha de ida y vuelta en un mismo intento.

Incluso Luis Alberto Spinetta le dedicó una de sus canciones más emblemáticas, sobre la que siempre se creyó que había sido destinada a Norberto Osvaldo Alonso, el talentoso futbolista de River Plate, club del que era fanático el Flaco: El anillo del Capitán Beto, según reveló el propio músico, fue un tributo para Abertondo.

Una nena prodigio de Quilmes: tiene 8 años, enseña chino mandarín y es furor en las redes

En 1978, con apenas 59 años, su corazón de inmenso atleta dijo basta: falleció el 6 de julio en su casa de toda la vida por un infarto. La Zona Norte no lo olvida: el natatorio olímpico del Campo de Deportes de San Isidro lleva su nombre.

Temas relacionados /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
San Isidro. Historias de mi barrio

El Museo del Juguete: el viaje a las infancias de varias generaciones que se forjó gracias a los vecinos

Buenos Aires. Deportes

Historia de superación: el día que Franco Armani pidió volver a Deportivo Merlo y cambió su carrera

La Matanza. Deportes

Brian Castaño, el campeón de Isidro Casanova que tiene su refugio en la sociedad de fomento del barrio

San Fernando. Deportes

Diego Martínez, el técnico que pasó por Boca, eliminó a River y puso a Tigre más cerca de otro título