25 de Octubre de 2021

Empresario de Castelar fue condenado a 50 años de prisión por haber violado a 4 de sus hijas

Morón. Policiales
·
23 de septiembre de 2021

La pena fue impuesta por el Tribunal Oral en lo Criminal N° 1 de Morón contra Alejandro Rosario Manuel Leguizamón (55). Se trata de la sanción más alta contemplada en el Código Penal para este tipo de delitos.

El Tribunal Oral en lo Criminal N° 1 de Morón condenó este jueves a 50 años de prisión al empresario Alejandro Rosario Manuel Leguizamón. El vecino de Castelar fue encontrado culpable del abuso sexual de cuatro de sus hijas.

La pena establecida por los jueces Mariana Maldonado, Claudio Chaminade y Juan Carlos Uboldi coincidió con la que había requerido Pablo Masferrer, fiscal del caso, quien había solicitado que se le aplicara la sanción más alta contemplada en el Código Penal.

Leguizamón fue hallado culpable de abuso sexual con acceso carnal reiterados (9 hechos), abuso sexual gravemente ultrajante para la víctima reiterados (3 hechos) agravados por haber sido cometidos por su ascendiente y por la situación de convivencia preexistente, como también por corrupción de menores (4 hechos).

Ingeniero Budge: atropellan y matan a una chica de 18 años que llevaba a una beba en brazos

El juicio contra el empresario de 55 años dueño de una fábrica de membranas que vivía en Castelar con su mujer y sus 11 hijos comenzó el 6 de septiembre. Leguizamón fue denunciado por sus hijas Romina (32), Soledad (30), Carolina (29) y Evangelina (27) el 16 de abril de 2016.

En aquel momento, el condenado se fugó y utilizó una identidad falsa para vivir durante tres años en Rafael Castillo, hasta que finalmente fue detenido en 2019. Actualmente está preso en la Unidad Penal 39 de Ituzaingó.

Frente a los jueces, Leguizamón negó todo y denunció que había un plan orquestado por su familia para quedarse con su fábrica de membranas. Por eso, su abogada defensora había solicitado que lo absolvieran. La única autocrítica que hizo el empresario de Castelar fue cuando dijo: “A veces se me iba la mano”.

La brutal declaración de una de las jóvenes abusadas en Castelar

“Desde que tengo uso de razón fui abusada muchas veces, lo denuncié porque ya era demasiado el acoso. Me costó mucho tiempo tomar esa decisión”, contó hace unos días Romina, la mayor de las seis hijas de Leguizamón, al portal Primer Plano. Además, la mujer relató que su padre le había escrito una carta en la que le proponía que fueran pareja y le decía que hablaran con su madre “para que hiciera terapia y lo aceptara”. 

“Lo mío con vos no es abuso, es incesto. Yo estoy enamorado de vos”, fueron las palabras del violador que motivaron a la joven a hacer la denuncia que dio origen a la investigación de la Justicia. La joven comentó que en ese momento su padre la quiso llevar a un hotel, por lo que intentó tirarse del vehículo en movimiento.

Una de las movilizaciones que se hicieron para pedir la condena del empresario de Castelar.

«Me costó mucho tiempo tomar la decisión de denunciarlo, pero finalmente lo hice tras hablar con mis hermanas», relató Romina, quien ahora trabaja en el área de la salud, pero cuando era chica lo hacía con su padre en su fábrica de General Pacheco, Tigre, uno de los lugares donde se cometían los abusos.

Según consta en la causa, ella, Soledad, Carolina y Evangelina fueron violadas sistemáticamente por su padre desde que iban al jardín de infantes. En la casa de los Leguizamón de Castelar, el empresario las atacaba cuando las chicas estaban solas o cuando su esposa, hoy de 56 años, se iba.

Juicio por un femicidio: una fiscal incluyó a un loro y a una mordida en su pedido de prisión perpetua

«Ella también fue víctima de violencia, no se esperaba estas cosas, la pasó mal. La mandaba a hacer compras, que tardara dos o tres horas, que fuera y volviera caminando, y cuando salía para cuidar a mi abuela, que era discapacitada», declaró Evangelina a Clarín.

En una oportunidad, Leguizamón le apuntó con un arma a su esposa y la obligó a su desnudarse y a salir sin ropa a la vereda. También trascendió que la golpeaba «por no cocinarle lo que quería». 

Temas relacionados / /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Tres de Febrero. Policiales

Tragedia y misterio en una pareja de policías: ella apareció muerta después de una discusión

Buenos Aires. Policiales

Locura y terror en el Río de la Plata: qué hay detrás del doble crimen en el barco petrolero

Morón. Sociedad

Morón: culpó al veterinario por la muerte de su caniche y lo golpeó hasta dejarlo inconsciente

San Martín. Policiales

Punto final para “La Banda de la Gitana”, el terror del Conurbano con entraderas de falsos policías