04 de Julio de 2022

El director de cine de Ranelagh que llevó su amor por Berazategui a los festivales del mundo

Berazategui. Historias de mi barrio
·
8 de junio de 2021

Ernesto Rowe obtuvo varios premios en el Buenos Aires Web Festival por «Che Peruano», una serie cuya filmación tuvo lugar en distintas locaciones de la zona y llegó a grandes eventos en Nueva York, Río, Bilbao y Berlín.

Estudió actuación en el Lee Strasberg Theatre Institute de Los Ángeles. La pandemia lo encontró filmando, ya como realizador, una película para la televisión de Estados Unidos. Sin embargo, si hay un lugar en el mundo para Ernesto Rowe, no es otro que Ranelagh, la localidad de Berazategui donde nació y aún vive.

Este director de cine de 43 años que ganó varios premios con «Che peruano», la serie web que hace un mes llegó a una de las principales platoformas de streaming y que fue vista en varios de los grandes festivales mundiales del género, tiene un amor por el lugar donde se crió que está plasmado en cada una de sus realizaciones, ya que muchas de ellas fueron filmadas en el mismo distrito en el que vive.

Niko Chiesa y Ernesto Rowe, recibiendo uno de los premios que ganaron por «Che Peruano».

«Berazategui tiene un lado estético que me parece mucho más interesante para contar. Vivo y me crié en Ranelagh. La ciudad de Buenos Aires está buena para filmar, tiene cosas muy lindas, pero creo que un poco se agota. Estéticamente, en mi barrio hay lugares mucho más interesantes para mostrar historias, algo de la calle, de la noche, de tener el río cerca, de los bosques. Acá por ejemplo, hay varias zonas humildes y otros que no lo son, lo que ofrece muchas alternativas en cuanto a locaciones y a estética. Berazategui me inspira y más Ranelagh. Me gusta mucho filmar acá», contó a Zonales Ernesto Rowe.

El chico de Banfield que creó un dispositivo que usan las clínicas para casos de Covid-19

La pasión del realizador por el arte comenzó cuando estaba cursando la secundaria en el colegio San Jorge. Fue a través del teatro, gracias a una ausencia del protagonista de una obra escolar que ese chico al que sólo le gustaban los deportes decidió sumarse, sin saber que esa decisión cambiaría su vida. «Me llamaron para ver si podía hacer el reemplazo. Acepté, tuvimos tres funciones y me enamoré perdidamente del teatro, sentí algo que nunca había experimentado y comenzó mi sueño de ser actor».

Luis Machín acompañó a Ernesto Rowe en «Che Peruano» y en el festival que organiza en Ranelagh.

Luego, empezó a estudiar con Cristina Banegas e hizo muchas obras independientes, hasta que consiguió una beca y estudió durante cuatro años en el Lee Strasberg Theatre Institute de Los Ángeles. Tiempo más tarde, entre los vaivenes típicos de la profesión y su inquietud natural, surgió la posibilidad de empezar a generar sus propios contenidos.

«Me empecé a cansar de esperar que suene el teléfono y míentras más esperás, menos suena. Entonces dije ‘por qué no me pongo a escribir’ y empecé a armar proyectos en lugar a aguardar que me lleguen y así se dio mi pasaje del actor que era al director que soy porque, aunque sigo actuando, hoy en día me siento un director de cine», contó Ernesto Rowe.

Monte Chingolo fue testigo del último duelo a muerte: militar contra periodista a espadazos

Ese cambio no fue de un día para el otro. «Hice varios cortometrajes en los que fui adquiriendo conocimientos. Siempre fui muy curioso y aprendí haciendo. Cada una de las filmaciones fue como una escuela. Filmé mucho en Berazategui, la municipalidad me apoyó mucho en mis proyectos. Me han prestado desde un motorhome hasta luces, siempre han estado de mi lado», expresó el realizador de Ranelagh.

Ernesto Rowe y su amor por Ranelagh

Una de las particularidades de la obra del director de «Che peruano» es que no sólo trabaja con actores profesionales: «Me gusta hacerlo. En el barrio conozco a mucha gente y he hecho actuar en películas al carnicero, a mis amigos y a familiares. De un no actor también se puede sacar algo genial. Filmar con ellos está muy bueno si sabés hacerlo, ese es otro atractivo de filmar acá, que puede trabajar con amigos míos».

Ernesto Rowe, siguiendo de cerca la filmación de «Che Peruano».

El otro motivo que lleva a Rowe a elegir filmar en su tierra es el sentimental: «Es muy lindo grabar acá. Pasa por los sentimientos, por algo más interno. Cuando filmo en Ranelagh me gusta mucho, es como estar haciéndolo en tu casa».

«‘Che Peruano‘ surgió hace 4 años, estaba en Lima, Perú, haciendo un trabajo. Entré a un restaurant y me encontré con un argentino que estaba trabajando en el local, Niko Chiesa. Nos pusimos a hablar. Él me contó que era guionista, yo le dije que era director. Al tiempo me habló sobre ‘Che Peruano’, me mandó el guión del primer capítulo y me gustó mucho. Me preguntó si me interesaba dirigirla, le dije que sí y nos asociamos», contó Ernesto Rowe sobre la génesis de la serie de cinco capítulos de 15 minutos que desde hace unas semanas puede verse por Flow.

Según cuenta el realizador, la puesta en marcha del proyecto no fue sencilla: «Trabajamos sobre el guión, le sumamos cosas hasta llegar a la mejor versión y la filmamos con muy poca plata. Tuvimos nueve días de rodaje muy intensos, donde dormíamos pocas horas. Terminábamos a las 5 de la mañana y a las tres horas estábamos filmando otra vez en Capital, Quilmes y Berazategui».

Facundo Aquinos y Rodrigo Raffetto, los protagonistas de «Che Peruano», la galardonada serie de Ernesto Bowe.

La serie cuenta con la participación de Luis Machín, a quien Rowe define como «un excelente actor y un gran amigo» y de un elenco de actores formados en el teatro independiente. La repercusión posterior sorprendió al propio realizador: «La terminamos y la mandamos al BAWEBFEST (Buenos Aires Web Festival), de donde nos fuimos con cinco premios. Fue la más galardonada y recibimos invitaciones a otros eventos. Sabíamos que estaba buena, pero no esperábamos tanto. Fue el arranque y desde ese momento estuvimos en casi todos los festivales web: en Nueva York, en Bilbao, en Río de Janeiro, en Berlín y en Moscú, entre otros».

Chori, vino y pulseada: la noche en que Muhammad Ali cenó en una fábrica de Zona Sur

El anclaje local de Ernesto Rowe no termina en sus realizaciones. Desde hace unos años, es el organizador de «Cine Bajo la Luna», el festival de cortos que se hizo en Ranelagh previo a pandemia y que contó con Machín como padrino. «Ahora está frenado por las restricciones del Covid-19, pero las dos primeras ediciones fueron un éxito y estamos viendo si este año podemos volver a hacerlo», cerró el vecino y realizador.

Temas relacionados
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
La Matanza. Historias de mi barrio

El vecino de Casanova que unió su amor por Diego Maradona y por el arte pintando cuadros del «10»

Esteban Echeverría. Historias de mi barrio

La emotiva historia de un vecino de El Jagüel que nació sin una mano y hoy brilla como guitarrista

San Martín. Historias de mi barrio

La vida en modo Tolkien, o como un grupo de fanáticos lleva la Tierra Media por un rato a Villa Ballester

Quilmes. Historias de mi barrio

La cafetería erótica de Quilmes que causa furor con sus provocativos waffles