05 de Diciembre de 2021

La desgarradora carta de la hija del policía asesinado en Villa Tesei: “No merecías morir así”

Hurlingham. Sociedad
·
30 de septiembre de 2021

En una publicación en las redes sociales, Rocío expresó su impotencia por la pérdida de su padre, Oscar Fernando Méndez Bautista (45), quien el domingo fue asesinado por dos motochorros. “Me dejaste destruida”, escribió.

Oscar Fernando Méndez Bautista (45) fue asesinado el domingo pasado en Villa Tesei, en el partido de Hurlingham, por dos motochorros que intentaron robarle su motocicleta. Era policía de la Ciudad de Buenos Aires y alguien muy querido en el barrio, motivo por el cual todos los vecinos expresaron su dolor. Pero la manifestación más emotiva llegó de parte de una de sus hijas, quien expuso sus sentimientos por medio de una carta pública desgarradora. “Papi, estoy esperando que te levantes, no merecías morir así”, dice una de las partes del texto que Rocío Méndez difundió en su cuenta de Facebook.

“Me dejaste destruida. No merecías morir de esa forma tan violenta y cruel a manos de esas mierdas. Siempre supe que podía pasar algo así con tu oficio, pero nunca me podría preparar para semejante dolor”, comienza su posteo. Y señala: “Con tus últimos segundos de vida defendiste al abuelo, que justo salió por los disparos. Porque así eras: dabas la vida por tu familia. Pero te necesito conmigo, pa. Mi hermana y mis hermanitos también. Ellos son tan chiquitos y solo te teníamos a vos”.

En su despedida, Rocío también se lamentó no haber podido demostrarle todo su amor a su padre antes de su muerte: “Te tendría que haber abrazado más fuerte la última vez que te vi, te tendría que haber dado otro o miles de besos más. Ahora no tengo otra oportunidad, pero sí puedo tomar tu lucha como mía para devolverte un poco de todo lo que hiciste por mí. Esa es mi promesa”.

La pena mayor por lo sucedido, claro está, es de la familia de Méndez Bautista. Pero todo Villa Tesei se conmovió. El lunes, cuando la trágica noticia ya se había hecho pública, uno de los vecinos identificado como Fernando expresó que “era un muchacho buenísimo, que estaba siempre con sus hijos. Era muy buena gente”.

El oficial mayor se desempeñaba en la División Disposiciones Protectivas de la Policía de la Ciudad. Tenía tres hermanos y sus padres, que nacieron en Tucumán, viven en el mismo barrio del oeste del Gran Buenos Aires al que él se había mudado después de separarse de la madre de sus hijos.

Méndez Bautista pasó por distintos puestos dentro de la fuerza de seguridad, aunque sus primeros pasos fueron en la Metropolitana. Precisamente un ex compañero suyo de ese cuerpo porteño, de nombre Lucas, lo recordó con un posteo en las redes sociales: “’Espeluznante’. Ese era tu latiguillo. Siempre estabas haciendo reír a todos y nos ponías apodos. Te vamos a recordar con alegría, Fernando”.

Villa Tesei: así fue el crimen

El hecho de inseguridad ocurrió el último domingo alrededor de las 23.30, cuando dos motochorros lo cruzaron frente a su casa de la calle Ernesto L. Plass al 4300. El oficial llegaba a su domicilio vestido de civil en su moto, una Bajaj Rouser NS 200 negra, y llevaba una mochila gris y su arma reglamentaria. Cuando fue abordado por los delincuentes, se resistió.

El policía se resistió al robo de su moto y mató a uno de los delincuentes.

Así fue que el robo se convirtió en un violento tiroteo. La víctima llegó a disparar contra sus asaltantes, quienes escaparon con la mochila tras asestarle tres balazos: uno fatal en el pecho, otro en el abdomen y el tercero en el brazo derecho. Con el paso de las horas se conocería que, de acuerdo a los testimonios de los vecinos, la ambulancia tardó alrededor de 20 minutos en llegar al lugar. Cuando lo hizo, el oficial ya estaba muerto.

Los ladrones intentaron huir en la moto Honda 110 roja en la que habían llegado, pero las balas de Méndez Bautista también los habían alcanzado. Uno de ellos quiso escapar a la carrera. Tenía 18 años. Antes de caer, intentó descartar en la casa de un vecino la mochila que había robado.

«Aquachorro» de Nordelta: entró nadando y robó dos casas usando un destornillador como arma

Según los registros realizados por las cámaras de seguridad de los vecinos del barrio, el asaltante corrió por Ernesto Plass hasta la calle Horacio Oyhanarte. Unos 100 metros después, volvió a doblar por Guayra y finalmente cayó en la vereda, detrás de un vehículo que estaba estacionado. Ahí murió. A su cómplice, en tanto, también lo alcanzaron los disparos del policía y fueron sus  propios familiares los que lo trasladaron de urgencia al hospital Güemes, de Haedo. Allí lo reconocieron y lo detuvieron.

El arma reglamentaria de Méndez Bautista, una Pietro Beretta 9 milímetros, quedó en la escena del hecho en la localidad de Hurlingham y su papá la tomó en medio de la confusión. Más tarde, cuando supo que su hijo había perdido la vida, la entregó a la Policía para que fuera peritada. La investigación quedó en manos de la fiscalía N° 2 de Morón, a cargo de Fernando Cappello.

La carta completa de la hija del policía

“Papá, me dejaste destruida. A los cuatro y toda la familia. No merecías morir de esa forma, tan violenta y cruel, a manos de esas mierdas. Siempre supe que podía pasar algo así con tu oficio, pero nunca me podría preparar para semejante dolor.

Con tus últimos segundos de vida defendiste al abuelo, que justo salió por los disparos. Porque así eras: dabas la vida por tu familia. Pero te necesito conmigo, pa. Mi hermana y mis hermanitos también. Ellos son tan chiquitos y solo te teníamos a vos.

Méndez Bautista fue asesinado en la noche del último domingo, en medio de un feroz tiroteo.

No tengo nada que reprocharte porque siempre diste todo por nosotros. Perdoname por juzgarte y por enojarme con vos cuando vos solo buscabas tu felicidad. Tuviste mala suerte, pero seguías creyendo en el amor. Y me da un poquito de paz saber que estabas feliz y con muchos planes y proyectos, pero que siempre nos incluían a nosotros, tus hijos.

Desgraciadamente te arrebataron tu oportunidad, pa, de ser plenamente feliz, que es lo que siempre buscabas. Eras demasiado, pa. Y tenías demasiado amor para compartir. No sé cómo voy a seguir sin vos, te veo acá y estoy esperando que te levantes. Así como tantas veces saliste de situaciones jodidas.

Pero esta vez es diferente. Y si nosotras dos que somos grandes no caemos, no entiendo cómo mis hermanitos están logrando procesarlo. Juanci te dejó dibujos y tu perfume favorito, editó esa foto que está en blanco y negro, y me grabó eso para que yo tenga fuerzas. Me dejaste dos hombrecitos valientes que tienen mucho de vos. Y te prometo, pa, que voy a seguir con tus luchas. Voy a tomar coraje y seguiré con todo lo que me contaste que tanto mal te hacía y te estresaba. Y que mis hermanos van a estar bien. Entre todos vamos a salir adelante.

Mandanos fuerzas desde el cielo a los abuelos, a nosotros cuatro, a los tíos, a mis primos y a todos los que te amamos. Porque me dejás un vacío enorme en el corazón que nunca más va a ocupar nadie. Único, amoroso, inteligente, hermoso, de buen corazón, con un humor y carisma único, positivo, luchador y sobretodo soñador.​

¡Te amamos para siempre, papá! Te tendría que haber abrazado más fuerte la última vez que te vi. Te tendría que haber dado otro o miles de besos. Ahora no tengo otra oportunidad. Pero sí puedo tomar tu lucha como mía para devolverte un poco de todo lo que hiciste por mí. Esa es mi promesa”.​

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Buenos Aires. Sociedad

El milagro de un joven de Merlo: sobrevivió a 14 balazos, quedó cuadripléjico y terminó el secundario en la rehabilitación

Quilmes. Sociedad

Un científico de Quilmes fue elegido por la Universidad de Harvard para «resucitar» al mamut lanudo: cómo lo harán

Ituzaingó. Sociedad

Ituzaingó prohíbe la tracción a sangre con un plan que esperan que se replique en la Provincia

Buenos Aires. Sociedad

Tras reclamos y polémica, habrá audiencia pública por una obra clave en el oeste del Conurbano