25 de Octubre de 2021

El placero de Monte Grande que actuó con una estrella de Hollywood y fue boxeador profesional

Esteban Echeverría. Historias de mi barrio
·
2 de octubre de 2021

José Luis Zajak tiene a su cargo el cuidado de la Plaza Mitre, la principal de la localidad de Esteban Echeverría. Fue pugilista y compartió la filmación de una publicidad con Ray Liotta, el prestigioso actor estadounidense.

Los miles de vecinos de Monte Grande que lo cruzan a diario en la Plaza Mitre difícilmente conozcan la historia de ese hombre se ocupa de cuidar el espacio verde ubicado frente al edificio municipal de Esteban Echeverría. De andar sereno y apasionado por la naturaleza, José Luis Zajak pasó por múltiples experiencias desde que hace dos décadas arribó a Esteban Echeverría proveniente desde Chaco con apenas 15 años.

Pero sí que recorrió camino quien desde su llegada al Conurbano fue zapatero, jardinero, boxeador profesional y hasta actor en una publicidad de una importante señal de cable y en otra en la que compartió cartel con una figura de Hollywood como Ray Liotta, protagonista de «Buenos muchachos» o «Hannibal», entre otras películas.

De tocar intuitivamente la bateria a los 4 años en Bernal, a cantar en el Colón y ganar un Gardel

“De chico soñaba con vivir en Buenos Aires. Primero llegó mi mamá y luego nos vinimos con mi hermano Ricardo. Al principio fue muy duro, ya que a veces ni alcanzaba para pagar el alquiler”, contó a Zonales Zajak. Aquellos días iniciales en el taller de zapatería cuando apenas era un adolescente comenzaron a incluir también sus primeros pasos como boxeador de la mano de José Menno, un maestro de pugilistas fallecido en 2014.

Esos sueños que José Luis gestaba en cada viaje en tren en el Roca desde Monte Grande a Constitución para ir a entrenar un buen día comenzar a volverse realidad cuando finalmente debutó sobre un ring. Entre sus 20 y sus 30, Zajak realizó varias peleas a nivel amateur y profesionales que le terminaron abriendo una puerta hasta entonces impensada para el chico que tenía vergüenza de participar en los actos escolares.

El vecino de Monte Grande, en su faceta como boxeador.

“Un día me estaba entrenando en el gimnasio y apareció una gente que hacía castings y estaba buscando deportistas para hacer una publicidad de DirectTV que justo iba a lanzar sus nuevos canales. Pasé por varias etapas y me terminaron eligiendo como el protagonista, fue increíble”, relató el vecino de Monte Grande.

Un año después de ese primer paso frente a las cámaras le llegó otra oportunidad que incluyó una yapa inolvidable: la de compartir jornada laboral con un personaje que solía ver en las películas junto a Robert de Niro o Anthony Hopkins, entre otros.

La publicidad en la que José Luis Zajak compartió rodaje con Ray Liotta.

“Me contactó gente de otra agencia de publicidad. Le gustaron mis fotos y fui convocado para hacer el aviso de Tequila 1800. Cuando llegué al estadio del Mercado Central, lugar en que había peleado en combates televisados por Canal 7, y estaba Ray Liotta no lo podía creer. La vida a veces es muy loca y te brinda momentos únicos como el que pasé yo ese día”, rememoró José Luis.

El amor del placero por Monte Grande

El papá de Leonela e hijo de Nilda tiene en Monte Grande su lugar en el mundo, ya que allí pudo desarrollarse, tener su casa y armar una familia. Por eso, cuando le llegó la posibilidad de ocuparse del cuidado de espacios verdes de la Comuna luego de haber estado cortando el pasto durante un tiempo en casas particulares, no lo dudó.

Ranelagh tiene a su «Dama de los Cabellos de Acero», la única capaz de mover un auto con su pelo

«Acá estoy contento, disfruto con lo que hago, no es algo que me cueste. De hecho es el primer trabajo al que voy contento. Me gusta ver los arbolitos prolijos, el pasto cortito, el lugar limpio y que la fuente este reluciendo.», declaró. Antes de ser el cuidador de la Plaza Mitre, la principal de Esteban Echeverría, José Luis tuvo un paso previo por la plaza de El Jaguel, donde gustó tanto su trabajo que desde el Municipio le ofrecieron el traslado.

Boxeador y placero confluyeron en su definición final: «Cuando terminaba una pelea y daba todo, la gente al bajar me palmeaba la espalda. Eso se sentía muy lindo. En la plaza me pasa algo parecido: cuando la dejo hermosa, veo la reacción de la gente y disfruto cuando alguien te dice lo linda que está. Eso me llena de felicidad».

Jose Luis con Leonela, su hija.
Temas relacionados / /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Ituzaingó. Historias de mi barrio

Un pedazo de París en un rincón del Conurbano: la historia de la Torre Eiffel que tiene Ituzaingó

Lanús. Historias de mi barrio

Ahora la ayuda la necesita él: la historia del Capitán Menganno, el superhéroe del Conurbano

Quilmes. Historias de mi barrio

Es de Bernal y va por una hazaña: salir campeón en el Mundial de Bomberos en Estados Unidos

San Isidro. Historias de mi barrio

Los 104 años del vecino de San Isidro que luchó contra Hitler y es un socio histórico del CASI