05 de Diciembre de 2021

El millón de votos que se perdió en el GBA: así quedó el ranking del ausentismo en las PASO

Buenos Aires. Política
·
15 de septiembre de 2021

Mientras en las Primarias de 2019 hubo una afluencia promedio del 76% en el Conurbano, el último domingo concurrió menos del 63%. Hubo distritos por debajo del 60%. Qué harán en el territorio para seducir a los que no fueron.

Las matemáticas que se aplican en los análisis previos a cada elección son más una probabilidad que una ciencia exacta, sobre todo cuando se posa el enfoque encima de la volatilidad del votante argentino. Sin embargo, las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) en el GBA dejaron números que permiten realizar proyecciones que, entre lo antojadizo y lo certero, pueden de todos modos ayudar al aliento que necesitan los ganadores para ratificar su victoria y los perdedores para intentar revertir el escenario. En el Conurbano sobresale un anuncio que debe ser impreso con letras de oferta imperdible de cara al 14 de noviembre: hay un millón de votos que se perdió por el elevado nivel de ausentismo.

Mientras a nivel nacional se presentó a votar el 66,21 por ciento del padrón, según los números difundidos por el Ministerio del Interior, la merma en el Conurbano fue todavía más significativa, ya que apenas se superó el 62%. De hecho, apenas uno de sus distritos estuvo en el nivel que el resto del país y hubo otros que perforaron el piso del 60%.

Elecciones en el Conurbano: entre batacazos, un Oeste más amarillo y liderazgos inalcanzables

Son porcentuales muy inferiores al promedio que se vio en las PASO de 2019, la última referencia en la zona, que rondó el 76 por ciento en el GBA, cuando este domingo el promedio llegó al 62,67%. No hay que hablar de linealidad porque se trata de apuntar a que esa masa de votantes quiera o pueda asistir a las urnas dos meses después de no haberlo hecho, entre el desencanto de la oferta electoral y el temor todavía presente por la pandemia. Pero se trata de un caudal nada despreciable de votos, que en el Conurbano está en siete cifras: alrededor de 1.060.000 de sufragios en expectativa.

Es por ello también que, advertido del fenómeno, el Gobierno tomó nota y de inmediato empezó a buscar estrategias con los intendentes para minimizar los riesgos de fuga en el territorio. La sospecha en la Casa Rosada es que algunos jefes comunales no movieron toda la estructura para que fuera más gente a votar, sumado al corte de boleta que se vio en varios distritos del Conurbano en contra de los candidatos nacionales del Frente de Todos. En ese contexto, tampoco resultó casual que la primera reunión fuerte del presidente Alberto Fernández post derrota haya sido con intendentes de la Tercera Sección electoral y en Almirante Brown, donde Mariano Cascallares (candidato a diputado provincial) hizo un buen aporte a la causa kirchnerista.

PASO en el GBA: la caída de votos

El Gran Buenos Aires se comporta históricamente con su propia dinámica y un peso que lo convierten en una provincia más. O un país aparte. Mientras el resultado en todo el territorio de las PASO dejó derrotas en 17 provincias de 24 para el Frente de Todos, el oficialismo impuso condiciones en 15 de los 24 distritos del Conurbano. Pero fue tal la diferencia que obtuvo Juntos por el Cambio en el interior de la Provincia que la oposición ganó las PASO por 4,35 puntos, 37,99 a 33,64. Son nada más nada y nada menos que 360.967 votos de distancia entre ambas fuerzas. Mucho en condiciones normales, pero tal vez un detalle al entender la vastedad territorial y demográfica bonaerense.

Por la fuga de votos, Alberto Fernández se reunió este martes con intendentes del sur del GBA.

En el GBA, Juntos ganó en la mayoría de los distritos donde es gobierno, salvo en Lanús, donde se vio una de las derrotas inesperadas con un intendente, Néstor Grindetti, que atraviesa su segundo período de gestión y fue un actor clave en el armado de la coalición a nivel provincial, desde su rol negociador y como jefe de campaña de Diego Santilli. Vicente López, San Isidro, San Miguel y Tres de Febrero le dieron a la oposición victorias holgadas, con diferencias de dos dígitos sobre el kirchnerismo.

También fue importante el aporte de Martiniano Molina en Quilmes, que tiene la territorialidad de un intendente sin serlo, tanto que le ganó Mayra Mendoza y a La Cámpora y, aunque es precandidato a diputado provincial, ya apunta a regresar al gobierno comunal en 2023.

Algunos batacazos, además de en Lanús, se dieron en distritos del Oeste: Morón, el terruño de Martín Sabbatella que lanzó a Nuevo Encuentro y tiene a Lucas Ghi como intendente; e Ituzaingó, donde Alberto Descalzo edificó un feudo de 26 años de mandato ininterrumpido.

Una fila para entrar a votar en una escuela de Lomas de Zamora.

Precisamente en Ituzaingó se vio la mayor afluencia de votantes en el Conurbano, con el 68,81% del padrón presente en las PASO. El segundo municipio con mayor participación en el GBA fue Berazategui, que llegó a un 66,72% del padrón volcado a las urnas, donde hubo un triunfo claro del kirchnerismo con el liderazgo del caudillo Juan José Mussi.

En San Isidro, el terreno donde gobierna el apellido Posse desde 1983 (primero con Melchor y en los últimos seis períodos por su hijo Gustavo), la victoria de Juntos (55,5% contra 19% del FdT) se sustentó en una afluencia del 66.17%. Eso sí: el oficialismo local sufrió un fuerte corte de boleta en la lista de concejales y consejeros escolares, donde se le licuaron cuatro puntos.

La búsqueda de votos puede estar más fértil en aquellos municipios que estuvieron por debajo del 60 por ciento o los que apenas lo superaron. El más bajo se dio en Florencio Varela, con el 58,87% de concurrencia y una fuga de casi 60 mil sufragantes si se hiciera la proyección del 76% de las últimas PASO. Con el mismo parámetro, el caso más fuerte es La Matanza, donde asistió el 60,1% del padrón y la diferencia respecto de 2019 es de 183.000 votos.

En el Conurbano hubo dificultades para organizar el acceso de la gente a los centros de votación.

Mario Ishii hizo una jugada disruptiva en José C. Paz, porque habilitó las internas en el peronismo y sacó el porcentaje más alto del FdT en toda la Provincia, al orillar los 50 puntos. Pero la concurrencia en territorio paceño se situó en el 59,22%. En Lomas de Zamora, Martín Insaurralde consiguió llevar al triunfo al oficialismo pero con números menos holgados que en 2019: cayó 15 puntos entre una y otra, de 58% a 43%. Como sólo se presentó el 61,27% del padrón, quedaron 82.000 votos desaprovechados. Y la diferencia entre la lista del kirchnerismo con la de Juntos se situó en alrededor de 28.000 sufragios.

Apareció la tijera: los municipios clave en donde el Frente de Todos sufrió el corte de boleta

En Quilmes, la camporista Mayra Mendoza debe revertir una derrota en las PASO contra el ex intendente Martiniano Molina, quien traccionó hacia la victoria de Juntos como candidato a diputado provincial. La distancia entre el cocinero (con Ignacio Chiodo como primer concejal) y la lista del kirchnerismo (encabezada por Cecilia Soler) fue de poco más de 21.000 votos. El bajo nivel de asistencia a las PASO, del 62,56%, podría hacer crecer ese caudal en casi 70.000 sufragantes si se alcanzara el 76% de las primarias de 2019.

Algo similar sucedió en San Martín, donde también hubo una derrota del kirchnerismo, que sufrió en carne propia el titular del Ministerio de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, intendente en uso de licencia para sumir en el gabinete nacional: perdió Nancy Cappeloni, su esposa. Con casi 60.000 votos menos que en 2019, los 10.000 de diferencia respecto de los sumados por Juntos (en la interna ganó Andrés Petrillo) podrían llegar a revertirse… O a ampliarse.

Donde sí van a estar muy pendientes de sumar todos los votos que se fugaron es en dos distritos que anticipan una elección apretada. En Lanús, Juntos deberá remontar como oficialismo una caída ajustadísima en las PASO que tuvieron una afluencia del 63,2%. El otro distrito es Hurlingham, también con final de bandera verde en las primarias entre JxC y el oficialismo con mucho componente de La Cámpora y una concurrencia de 65,62%.

DISTRITOSPADRÓNPARTICIPACIÓNPORCENTAJE
Almirante Brown471.045304.80364,70%
Avellaneda312.391199.05963,72%
Berazategui277.608185.22166,72%
Escobar197.191121.18661,45%
Esteban Echeverría259.185158.97561,33%
Ezeiza146.62493.88964,03%
Florencio Varela347.213204.41058,87%
Hurlingham161.574106.03965,62%
Ituzaingó150.64299.14268,81%
José C. Paz238.910141.49659,22%
La Matanza1.151.178691.88360,10%
Lanús404.215255.48563,20%
Lomas de Zamora561.531344.06261,27%
Malvinas Argentinas282.872179.25063,36%
Morón288.861190.33965,89%
Pilar279.944176.02462,87%
Quilmes506.504316.91762,56%
San Fernando142.09792.71765,24%
San Isidro292.447193.51666,17%
San Martín372.625224.63460,28%
San Miguel252.288161.59964,05%
Tigre337.787212.83263,00%
Tres de Febrero308.801191.69662,07%
Vicente López249.793164.41565,82%
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Buenos Aires. Sociedad

El milagro de un joven de Merlo: sobrevivió a 14 balazos, quedó cuadripléjico y terminó el secundario en la rehabilitación

Historias de mi barrio. Buenos Aires

La leyenda de Vito Dumas, el Navegante Solitario: en el Conurbano, cuatro calles lo rescatan del olvido

Buenos Aires. Sociedad

Tras reclamos y polémica, habrá audiencia pública por una obra clave en el oeste del Conurbano

Escobar. Política

Ariel Sujarchuk se suma al Gobierno: quién asume como intendente interino de Escobar