05 de Diciembre de 2022

Un genio tan excéntrico como inagotable: la historia del artista que llena de arte a Ituzaingó

Ituzaingó. Historias de mi barrio
·
15 de mayo de 2021

Ruben Díaz ya realizó más de 30 obras temáticas, como las réplicas de la Taberna de Moe, la Torre Eiffel, el Arco del Triunfo y hasta el Obelisco. Con 67 años, no para de crear: “Tengo que reconocer que estoy loco”.

Artista creativo y, sobre todo, muy excéntrico. Así es Rubén Díaz, el vecino ilustre de Ituzaingó que ya realizó más de 30 obras temáticas en el municipio. Y que, con sus 67 años y en plena pandemia del Covid-19, no para de crear: su genio lo llevó ahora a producir “El Valle de los Castillos” y “El Ironman”.

Respecto del primer caso cuenta que “el castillo principal ya tiene un 60% de avance”, y está en Ituzaingó Norte, cerca de la Avenida Ratti. A más tardar en dos meses calcula que ya estará terminado lo que será un recorrido formado por el castillo principal y, luego, por ocho placas con pinturas de los castillos más famosos de Europa en los frentes de las casas de los vecinos.

Por otra parte, la escultura del superhéroe de los cómics estadounidenses estará erigida en el patio delantero de la Escuela Técnica Nº 2 de Ituzaingó Sur, en la esquina conocida como El Triángulo (Blas Parera y la ruta 21). La escultura, en cuyo diseño participaron alumnos del colegio, tendrá siete metros de altura y la semana que viene comienzan los trabajos.

Díaz en la Torre Eiffel de Ituzaingó.
Rubén Díaz en la réplica de la Torre Eiffel que construyó en la avenida Santa Rosa.

Anteriormente, Díaz había creado, por ejemplo, un Arco del Triunfo, una Torre de Pisa, un Obelisco de 12 metros de alto (que está frente a su casa, en el barrio de Villa Ariza) y una réplica de la Torre Eiffel, a la que llamó Torre Santa Rosa. Esta obra tiene 16 metros y medio de altura, está hecha con hierro macizo y rodeada de murales que muestran imágenes del emblemático Moulin Rouge y la famosa pirámide en la entrada del Museo de Louvre.

Aunque es arquitecto y maestro mayor de obras recibido en la UBA, él reniega de sus títulos y prefiere ser considerado artista. “Un título no te garantiza nada. Es discriminatorio. Sirve para tener una matrícula y demostrarle a otra persona que uno es idóneo para el trabajo para el que es contratado, pero no para tener valores sociales ni categoría”, explica.

La Torre de Pisa, otro de los íconos mundiales que recreó el vecino iliustre de Ituzaingó.
La Torre de Pisa, otro de los íconos mundiales que recreó el vecino iliustre de Ituzaingó.

Por eso este vecino, quien siempre vivió en Ituzaingó, dice que “la arquitectura para mí es una excusa. Es una filosofía de vida lo que propongo. Para mí la carrera ideal debería ser “Arquitista”. Es decir, arquitectura pero dejando que la mente se libere y la mano y el corazón se expresen solos”.

Sin embargo, aunque reniegue del título, en la facultad aprobó las 32 materias correspondientes a la carrera de Arquitectura. Más allá de que luego se rehusó a participar de la ceremonia de graduación, porque le exigían asistir con corbata: “Les dije que no estaba capacitado para rendir ‘Corbata’. Nunca me habían dicho que esa materia estaba en la currícula”.

El fan de Palito Ortega que guarda 4.000 tesoros del artista en una habitación del Conurbano

Finalmente fue tres años después a buscar el título, “porque me di cuenta que no me dijeron dónde debía tener la corbata. Entonces la llevé en la mano y me la colgué cuando me dieron el diploma. Después me la saqué y me fui”.

La obra más famosa del artista de Ituzaingó

Su primera obra temática la realizó en 1979. Fue un departamento chico que, en su interior, tenía carteles con señales de tránsito que indicaban el camino hacia las puertas o indicaba “no detenerse” en los pasillos.

En 2017 hizo una de las construcciones que más repercusiones generaron, cuando trasladó la Taberna de Moe desde la ficticia ciudad de Springfield hasta el oeste del Gran Buenos Aires. Con un nivel de detalle increíble, Díaz reprodujo con exactitud cada recoveco del bar original de Los Simpsons, donde Homero se reúne a tomar cerveza con sus amigos Lenny, Carl y Larry.

La Taberna de Moe, de Los Simpsons. El nombre fue cambiado por una intimación legal de la cadena Fox.
La Taberna de Moe, de Los Simpsons. El nombre fue cambiado por una intimación legal de Fox.

Pero antes de su inauguración el arquitecto recibió una intimación por parte de abogados de la cadena Fox, que es la dueña de los derechos de imagen de la popular serie creada por Matt Groening, en donde se exigía la eliminación de todo lo referido a la serie. Por ese motivo debió modificar el color de la fachada y eliminar el mayor rastro posible que pudiera vincularse con la serie animada, pero mantuvo igual las ventanas y el interior del bar ubicado en Santa Rosa al 1300, al que le puso de nombre Ribbon, para evitar conflictos.

El interior del bar inspirado en la Taberna de Moe, que funciona en Santa Rosa al 1300.
El interior del bar inspirado en la Taberna de Moe, que funciona en Santa Rosa al 1300.

Una pregunta habitual cuando se está frente a sus obras, tomando en cuenta además la proliferación de su arte, es de dónde surgen los fondos. Y la realidad es que todo es financiado por el propio creador, con el aporte de algunos vecinos. Incluso ni siquiera cobra entrada para que los visitantes conozcan sus obras. “El éxito es ser feliz, no tener millones”, explica con simpleza. Y aclara: “Yo no soy rico, vivo en un PH hecho por mí, tengo un auto 2011 tuneado y viajo de mochila. Cuando veo cómo está el mundo, a veces siento que tengo más de lo que necesito”.

Viajar a la luna: el sueño de un vecino de Monte Grande que se puede volver real

Loco un poco nada más

Díaz reconoce que fueron muchas veces las que le dijeron que no estaba en sus cabales. Pero, ante eso, él también tiene una postura singular: “Muchas veces me trataron de loco, y con algunos adjetivos atrás también. Y yo tengo que reconocer que estoy loco, porque si lo hago significa que tengo la suficiente cordura como para saber que estoy loco y que puedo andar por la calle normalmente. Si hago como todos los locos y digo que no lo estoy, me internan”.

El Obelisco que está frente a la casa del artista.
El Obelisco de 12 metros de alto que el artista instaló frente a su casa, en el barrio de Villa Ariza.

Mientras tanto, él deja de lado los comentarios y sueña con poder cumplir uno de sus anhelos: “De a poco fui llegando a lo que quería, que es convertir a Ituzaingó en un partido de turismo urbano. Ahora quiero que se imponga también a nivel internacional. Voy por eso”.

Por lo pronto, siente que otro objetivo que tenía cuando empezó con sus obras ya se cumplió: el de generar lugares que sirvan de ubicación. “Ahora los vecinos pueden decir ‘vivo a dos cuadras de la Torre de Pisa’, o ‘estoy a tres cuadras del Arco del Triunfo’. Y, sobre todo, ya no es más ‘en Santa Rosa está el McDonald’s’, sino ‘en Santa Rosa está la Torre Eiffel’”.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Los pasteleros de Olivos que crearon las medialunas de 12 sabores que son furor
Vicente López. Historias de mi barrio

Olivos: abrieron su pastelería en pandemia y crearon las medialunas de 12 sabores que son furor

La historia detrás de la calle dedicada a los hinchas de Boca que se convirtió en una atracción urbana en Ituzaingó
Ituzaingó. Sociedad

La calle xeneize de Ituzaingó: la historia detrás del pasaje pintado a lo Boca que se convirtió en una atracción

Agostina Mauro San Vicente Artista Papa Francisco Lionel Messi Diego Maradona
Historias de mi barrio. Buenos Aires

Agostina Mauro usó al arte para sanar, pintó como nadie a Messi y a Maradona y logró conmover al Papa

El rapero de Lanús que trabaja como cartonero para bancar su sueño de ser artista y quiere sacar a los chicos de la calle con la música
Lanús. Historias de mi barrio

Dany de Caraza, el rapero de Lanús que trabaja como cartonero para bancar su sueño de ser artista