07 de Julio de 2022

CASI-SIC: la insólita historia de cómo nació el superclásico del rugby argentino

San Isidro. Deportes
·
11 de junio de 2022

El San Isidro Club es un desprendimiento del Club Atlético San Isidro. Su origen es de 1935: según la leyenda, un vaso de vino derramado en el tercer tiempo fue el disparador de una pelea que posibilitó la rivalidad.

CASI-SIC es la marca de un superclásico argentino. Una posible enunciación de esta historia, que tiene perfiles serios y frívolos, podría ser: el vino derramado no será negociado… Todo empezó una fría noche de 1935 durante un tercer tiempo, esa misa pagana que el rugby conserva como religión. El CASI había perdido de local ante Gimnasia y Esgrima. Una derrota siempre duele, pero se hace más digerible entre amigos y se olvida más rápido con alguna copa. O con varias.

Un vaso de tinto tropezó inesperadamente en una mesa y su contenido aterrizó sobre un pantalón de vestir, pues se concurría ataviado con elegancia a esa reunión post partido. Al afectado no se le ocurrió mejor solución que quitarse la prenda manchada, colgarla en una silla y dejar al descubierto sus calzoncillos. Unos cuantos lo imitaron, nunca se sabrá si como noble gesto de solidaridad o simple expresión de embriaguez.

Adrogué: entraron a la casa de un rugbier de Los Pumas y le robaron la medalla de Tokio 2020

A Jorge Conrad, jugador del CASI apodado El Francés, se le atribuye la frase: “Nosotros somos los sans-culottes (sin calzones) de la Revolución”. El hombre metió en una coctelera sus antepasados jacobinos, la efemérides de ese día (14 de julio, aniversario de la Toma de la Bastilla) y la euforia propia de una ingesta copiosa. La situación molestó a alguno de los asistentes y hubo queja formal ante las autoridades del club.

Agustín Pichot, un emblema del CASI y de Los Pumas.

Las sanciones fueron inmediatas y ejemplares, para utilizar un adjetivo propio del ambiente. Aun a riesgo del notorio perjuicio deportivo para la institución, los involucrados en los episodios de ese tercer tiempo fueron castigados con suspensiones de uno y dos años. No prosperaron los diversos acercamientos realizados por gente que aceptaba la gravedad del hecho y, a la vez, consideraba excesiva la pena.

Confrontación y ruptura en San Isidro: del CASI al SIC

Como 1935 era un año electoral en el Club Atlético San Isidro, el grupo rebelde decidió constituir una lista opositora para disputarle el mando al severo oficialismo. No hubo caso: los comicios de diciembre de aquel año consagraron la continuidad de Julio César Urien como presidente del CASI. Los derrotados, con José María Pirán a la cabeza, resolvieron que no había más lugar para ellos, vaciaron sus lockers y resolvieron irse.

Así surgió el San Isidro Club y así nació también una de las rivalidades más tradicionales del rugby en nuestro país. Transcurridas casi nueve décadas del cisma, aunque se hayan disipado los rencores de entonces, subsiste una fuerte pica entre Académicos y Zanjeros. Cada cruce, como el de este sábado, se vive de manera especial. Se disfruta más que cualquier otra victoria y se sufre más que cualquier otro revés.

Los Espartanos, el equipo de rugby que nació en una cárcel de San Martín y ya es internacional

El primer enfrentamiento ocurrió en 1937 y favoreció a los escindidos: 3-0 el SIC, gracias a un penal de Felipe Meyer Arana. No era fácil llegar al try… Desde ese choque inaugural se midieron en 133 oportunidades, con ventaja para el CASI: 69 a 54, más diez empates. Dos veces definieron mano a mano un campeonato y hubo una alegría para cada lado. Con el actual sistema, es probable que haya más definiciones.

CASI-SIC, siempre protagonistas en el rugby

La actualidad los encuentra en los primeros planos del Top 13, la competencia más importante que organiza la Unión de Rugby de Buenos Aires. El SIC, que viene de vencer a Alumni, ocupa la tercera posición con un récord de siete triunfos y dos caídas. El CASI, ganador ante Atlético del Rosario en la última fecha, aparece más relegado, con un registro de 5-4. El resultado de hoy definirá tendencias.

Históricos del SIC. Arriba, el tercero desde la izquierda, Rolando Martin. Abajo, el segundo desde la derecha, Diego Albanese.

SIC y CASI tuvieron su esplendor durante las décadas del 70 y 80. Entre 1971 y 1985 inclusive se repartieron todos los títulos porteños. La Zanja patentó por aquellos años el empuje coordinado en el scrum, una técnica que también adoptaron Los Pumas y les dio fama mundial. La Academia, fiel a su apodo, buscaba desarrollar un juego de más equilibrio entre delanteros y tres cuartos. Ambos nutrieron de figuras a la Selección.

Marcelo Loffreda, Rafael Madero, Diego Cash, Rolando Martin y Diego Albanese se destacan entre los nombres imprescindibles en la vida contemporánea del San Isidro Club y de Los Pumas. De igual manera, Agustín Pichot, Alejandro Travaglini, Eliseo Branca, Andrés Courreges y Santiago Phelan no pueden faltar cuando se enumera a las glorias modernas del CASI. Se trata, por supuesto, de listas abreviadas.

Lo llamaban el Superman de San Fernando: fue nadador, remero, basquetbolista y un Puma clave

Jugadores ya retirados encabezan las respectivas comisiones directivas de los clubes que este sábado protagonizan una nueva edición del superclásico del rugby argentino, en el marco del Top 13 de la URBA. El ex pilar y reconocido empresario Pablo Devoto conduce el CASI, mientras que su viejo compañero del pack de forwards, Jorge Allen, ocupa la capitanía general del rugby. Por el lado del SIC, Brian Anthony y Gonzalo Longo -medallista de bronce en el Mundial de Francia 2007- son presidente y vice de los tricolores.

Temas relacionados /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Almirante Brown. Deportes

El lazo con Adrogué, Boca y Los Pumas de Cameron Norrie, el tenista británico que es semifinalista de Wimbledon

San Isidro. Sociedad

San Isidro: cómo quedará el puerto con las obras que se hacen para transformar la zona

Buenos Aires. Deportes

De Florencio Varela al éxito en México: Diego Cocca, el DT surgido en River que le hizo un guiño a Boca

José C. Paz. Deportes

La historia de Alexis Messidoro, del pibe de José C. Paz que prometía en Boca a jugar en Indonesia