07 de Julio de 2022

Organizaron un torneo de fútbol en un penal en el que los ganadores jugarán contra Laferrere

La Matanza. Deportes
·
22 de junio de 2022

El campeonato tuvo lugar en la Unidad Penitenciaria N°43 de González Catán y contó con la participación de 12 equipos. La Unión, el triunfador, disputará un encuentro contra el conjunto de Primera C en su estadio.

El club Deportivo Laferrere, la Federación Nacional Popular y Comunitaria de los Clubes de Barrio, el movimiento nacional «Ni un pibe menos por la droga» y el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) organizaron el torneo de fútbol «90 Minutos de Libertad», cuyo ganador jugará un partido contra los jugadores del conjunto de La Matanza que milita en la Primera C.

Internos que están cumpliendo su condena en la Unidad Penitencia N° 43, ubicada en González Catán, partido de La Matanza, disputaron el certamen que tuvo como campeón a La Unión. El certamen se disputó durante las últimas dos semanas de mayo y la primera de junio entre 144 internos agrupados en 12 equipos.

De acuerdo a lo que informaron los organizadores del campeonato, «la iniciativa apuntó a ubicar al deporte como una forma de “resocialización entre las personas privadas de su libertad, buscando que sea un hecho histórico».

La dura infancia en San Martín de Enzo Fernández, el crack de River al que espera Benfica

La cárcel de González Catán, según se informó, alberga actualmente a 1.420 reclusos, de los cuales alrededor del 705 participa de las distintas actividades de reinserción que se realizan en la Unidad Penitencia N°43.

El encuentro entre La Unión y Laferrere tendrá lugar entre el 5 y el 7 de julio en el estadio de Rodney y Magnasco. «La falta de confirmación de la fecha tiene que ver con que se está a la espera de las autorizaciones judiciales que permitirán el traslado de los internos con las medidas de seguridad correspondientes», detalló el director del establecimiento, Gastón Espaltro, según consignó El1Digital.

A lo que Gabriel Aranda, presidente de Deportivo Laferrere, agregó en el mismo medio que, además del encuentro de fútbol, se realizará un asado entre los jugadores y los internos. «Vamos a intentar que sus familias puedan presenciar el partido desde las tribunas».

El primer equipo de Laferrere que milita actualmente en la Primera C.

Luego destacó que el torneo repercutió de manera positiva entre los detenidos: “Están muy agradecidos. Se sienten en la calle, como dicen ellos, cuando juegan al fútbol. Nosotros remarcamos que el deporte es inclusión y llevamos la bandera para ese lado. A través de esta iniciativa también buscamos que se reinserten en la sociedad con laburo y deporte”.

Además del deporte, los internos alojados en González Catán pueden participar de capacitaciones profesionales dedicadas al aprendizaje de oficios, tales como albañilería, carpintería, electricidad, gasista y herrería, entre otras, junto con talleres didácticos que organizan ellos mismos, dedicados al armado de donaciones para escuelas especiales.

La casa de 300 años que viajó de Japón a San Isidro y se transformó en un museo único en el mundo

“Todo esto siempre apunta a pensar qué más se puede hacer para mejorar la calidad de vida de las personas que están privadas de su libertad”, aseguró el director de la Unidad Penitencia N° 43.

Junto con el torneo, desde el organismo carcelario se propuso que los internos participen en la construcción a nuevo de un playón deportivo en el penal que se destinará al desarrollo de distintas actividades. Actualmente, en el establecimiento cuentan con una cancha de tierra que fue inaugurada hace 17 años y sufrió bastante deterioro con el paso del tiempo.

El rugby en San Martín, el antecedente al fútbol contra Laferrere

En 2009, al cabo de un largo recorrido por juzgados y tribunales, el abogado Eduardo «Coco» Oderigo realizó una visita que cambiaría su visión sobre las cosas: un amigo lo llevó a recorrer, con fines profesionales, la Unidad Penitenciaria Número 48 en San Martín.

Conmovido por la situación de los presos y por las escasas alternativas de reinserción que se les ofrecían, Oderigo decidió poner manos a la obra y diseñó un proyecto para crear un equipo de rugby que les permitiera entrenarse, despejarse del agobio que provocan los encierros prolongados y absorber valores para la vida después de las rejas.

La familia que hace 99 años está al frente de los colectivos que recorren Lomas de Zamora

El equipo inicial de Los Espartanos fue con los presos del Penal 48, pero en la actualidad ya ha ido mucho más allá de San Martín: tiene presencia en 68 unidades penitenciarias y no solamente en Argentina, ya que además de estar presente en otras 21 provincias del territorio nacional también se expandió a seis países más.

La movida de Los Espartanos llegó a oídos de mucha gente que decidió premiar a Oderigo y sus muchachos. La Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), el Ministerio de Justicia de la provincia de Buenos Aires y otros organismos tanto oficiales como privados han entregado reconocimientos y donativos para contribuir al proyecto.

«Coco» Oderigo, en un entrenamiento en el Penal 48 de San Martín.

En 2015 disfrutaron del mayor gesto de aprobación desde su creación: Papa Francisco los recibió durante una audiencia especial en Roma. «En el rugby lo que pasa es eso: juegan, se caen, pero si se quedan en el suelo perdieron como en la guerra. En vez, si se levantan enseguida, siguen jugando y pueden llegar al triunfo», fue el mensaje del Papa, luego de reunirse y fotografiarse con ellos.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Almirante Brown. Deportes

El lazo con Adrogué, Boca y Los Pumas de Cameron Norrie, el tenista británico que es semifinalista de Wimbledon

La Matanza. Policiales

Estaba por irse a vivir con su novia: la historia del policía de 23 años fusilado por narcos en Rafael Castillo

La Matanza. Sociedad

Cómo es el plan de La Matanza que prevé entregar 20 mil tablets a alumnos de secundaria

La Matanza. Policiales

«Vamos a ser tres, como siempre»: la historia del joven padre asesinado por ladrones en Isidro Casanova