09 de Febrero de 2023

Un vecino de Monte Grande restauró un Jeep de la Segunda Guerra Mundial, tardó más de 6 años, pero ya ganó premios

Esteban Echeverría. Sociedad
·
22 de enero de 2023

El vehículo, que formó parte del ejército norteamericano, fue restaurado por Diego Terrera con piezas originales y es un tesoro que circula por zona Sur. Ya logró ser distinguido en la prestigiosa muestra Autoclásica.

Un guiño a la historia. Eso fue lo que hizo un vecino de Monte Grande que compró un Jeep Willys que había formado parte del ejército norteamericano en la Segunda Guerra Mundial y lo restauró por completo. El tesoro se encuentra en manos de Diego Terrera (47), un fanático del Conurbano que se propuso cambiar los horrores que el conflicto bélico le dejó al rodado por un vehículo para disfrutar en vacaciones.

El primer auto eléctrico argentino, que se produce en Castelar, ahora se suma al patrullaje en las calles de Morón

«No tengo planes de venta», repite convencido de la decisión que tomó hace años. Si bien el amor por los autos lo heredó de su padre, hasta el día de hoy es capaz de pasar varias horas sumergido en su burbuja de ocio, el taller de las manualidades que le devuelve las mismas alegrías que vivió durante la infancia.

Un vecino de Monte Grande restauró un Jeep Willys de la Segunda Guerra Mundial y lo convirtió en una reliquia
Diego con su Jeep Willys Overland

Corría el año 2015 cuando Diego se animó a comprar el vehículo militar Willys MB 1942 Early Script. Según cuenta, se trató de un trabajo complejo que requirió armarse de paciencia y perseverancia: recién el 8 de diciembre de 2021 el auto vio la luz y pudo ser utilizado en la vía pública. «Tardé seis años, cinco meses y cuatro días en finalizar el proyecto», señala convencido, tal como si llevara la fecha tatuada en la memoria.

El legendario Willys sufrió una transformación sin precedentes que se lleva las miradas de todo el mundo. Con el objetivo de mantener el estilo original, el aficionado se encargó de recorrer el mundo en busca de repuestos que encajen con la mística del Jeep. Por este motivo, la unidad tiene piezas traídas específicamente de Holanda, Bélgica, Francia, Inglaterra y Estados Unidos que, según detalla Diego, fue «una cacería internacional que le permitió darle un valor incalculable».

Qué trabajos hizo el vecino de Monte Grande en el Jeep

Entre las reformas más importantes se destacan el sistema de faroles delanteros rebatibles que permite alumbrar el motor en caso de tener que trabajar en una reparación, el carburador original, los tapizados, los filtros y la pintura del exterior, entre otras cosas.

Sobre el tiempo invertido en el rodado, el vecino de Monte Grande admite que fue más que un hobby pasajero. «Tuve que estudiar, leer manuales y planos, buscar imágenes históricas que me permitieran ver detalles particulares e ir a diferentes talleres y chapistas».

Y añade: «Fueron seis años y medio de mucha dedicación para restaurarlo. El día de la puesta en marcha fue inolvidable». Sin embargo, también confiesa que el camino para cumplir su gran sueño estuvo acompañado de ciertos altibajos. «No es una tarea para ansiosos. Tuve momentos buenos y otros malos, de angustia, donde pensé abandonar todo y venderlo tal y como estaba, pero descubrí que lo importante es no bajar los brazos y organizarse».

Un vecino de Monte Grande restauró un Jeep Willys de la Segunda Guerra Mundial y lo convirtió en una reliquia
En noviembre de 2022, Diego y el equipo que colaboró con la restauración, ganaron el primer puesto en la categoría «vehículos militares» de una prestigiosa muestra de la industria

Uno de los días más inolvidables para Diego y su equipo integrado por más de 30 profesionales, fue cuando obtuvieron un importante reconocimiento en la industria. En noviembre de 2022, se subieron al podio luego de obtener el primer puesto de la categoría «vehículos militares» dentro de la prestigiosa muestra Autoclásica de San Isidro.

«No hay sensación más gratificante que salir a dar una vuelta entre amigos, sintiendo el viento en la cara», describe sobre la satisfacción que le genera ver el automóvil terminado y listo para ser utilizado cuando quiera. Sin ánimos de venderlo, el restaurador, que además trabaja como ingeniero en una empresa eléctrica, declara sin pudor: «Este auto se queda en Monte Grande».

La historia del Jeep Willys y el motivo que lo llevó a restaurarlo

Diego Terrera logró cumplir uno de sus mayores sueños a los 47 años de edad. No obstante, el deseo data de mucho tiempo antes: en 1994, el hombre daba ciertos indicios sobre sus gustos y en una oportunidad, le había comentado a su mamá acerca del interés que tenía por un jeep militar verde, «de los que tienen las ruedas finitas». Finalmente, aquel diálogo quedó como una reliquia para documentar lo que sucedió 28 años después.

A un año de la hazaña de su vida, una vecina de Longchamps buscará subir en bicicleta al volcán más alto del mundo

Además, Diego todavía recuerda el primer auto que restauró junto a su papá y hermano. «Fue un Fiat 600 R de 1972», señala y admite que siente una enorme pasión por aquellos que contienen historia, como el caso del Jeep Willys, fabricado durante la Segunda Guerra Mundial desde 1942.

Este ejemplar forma parte del primer lote de 25 mil unidades encargado por el gobierno americano a la fábrica Willys Overland. «La investigación para reformar el auto me hizo tomar conciencia de los horrores de la Segunda Guerra, pero valoro la restauración como un aporte histórico».

Un vecino de Monte Grande restauró un Jeep Willys de la Segunda Guerra Mundial y lo convirtió en una reliquia
El vehículo posee una alta cantidad de repuestos originales, algunos de ellos son ‘NOS’ (en inglés, New Old Stock), y también excelentes reproducciones en las partes que ya no se consiguen.

El dato más curioso es que Terrera conoce los orígenes del vehículo militar y el historial que permite mantener vivo el pasado. De esta manera, en una libreta, que tiene distintas tonalidades de tinta y hojas amarillas con manchones de humedad generado por el paso del tiempo, está registrado el recorrido completo que tuvo el rodado y que adquirió fama mundial por su rendimiento en el conflicto bélico.

Según detallan esos escritos, el 2 de febrero de 1942 salió de la fábrica de Willys Overland, en Ohio, Estados Unidos. Fue trasladado a Inglaterra y luego posiblemente a Bélgica, donde estuvo en el frente de batalla de los Aliados en la Segunda Guerra Mundial. En 1948, fue importado por el Estado Argentino, en un lote de rezagos militares. Su actividad continuó en Entre Ríos, en un campo en la localidad de Chajarí.

Hoy recorre la zona sur del Conurbano y es una reliquia para Diego y el equipo que trabajó arduamente durante seis años y medio. «El Jeep aún conserva en su tablero, las chapas de identificación originales que marcan que estuvo en la guerra, tiene los datos de salida de fábrica, lo que nos permitió investigar con profundidad para llevar a cabo una restauración lo más completa posible», afirma.

Un vecino de Monte Grande restauró un Jeep Willys de la Segunda Guerra Mundial y lo convirtió en una reliquia
El Jeep estuvo en el frente de la Segunda Guerra Mundial y es considerado uno de los mejores por su rendimiento

Por último, el vecino de Esteban Echeverría se emociona cada vez que recuerda el sostén de sus allegados que tuvo en todo momento. «A gradezco a mi esposa, mi familia, amigos y al equipo que me acompañó durante tantos años. Siempre que pasa la tormenta, llegan las recompensas y ver el proyecto finalizado, para mí es un orgullo inmenso».

Temas relacionados /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
La Universidad de Moreno abrió las inscripciones: cómo anotarse y qué requisitos se piden
Buenos Aires. Sociedad

La Universidad de Moreno abrió la inscripción para 2023: cómo anotarse y qué requisitos piden

Unos 600 alumnos desamparados en Lanús: acampe de padres en guerra contra dos monjas por el cierre de un tradicional colegio religioso
Lanús. Sociedad

Unos 600 chicos sin escuela en Lanús: acampe de padres en guerra contra dos monjas por el cierre de un tradicional colegio

El Polo de Educación Superior de Escobar abrió las inscripciones 2023: cómo inscribirse y hasta cuándo hay tiempo
Escobar. Sociedad

El Polo Universitario de Escobar abrió las inscripciones 2023: cómo anotarse y hasta cuándo hay tiempo

El tren San Martín comenzará a funcionar con servicio reducido: desde cuándo y por qué
Buenos Aires. Sociedad

El tren San Martín comenzará a funcionar con servicio de emergencia: desde cuándo y cómo es el nuevo cronograma