07 de Julio de 2022

El Estudiantes de Caseros de 1977: un equipo inolvidable y un ascenso que se hizo película

Tres de Febrero. Deportes
·
8 de agosto de 2021

El Pincha de Buenos Aires, con varios jugadores que marcaron una época, tuvo su regreso a la máxima categoría tras 42 años de ausencia y lo festejó a lo grande: hasta llevó su gesta a la pantalla de los cines.

Luego de quedar al borde de subir a Primera en 1974, Estudiantes de Caseros cumplió dos malas campañas y estuvo cerca de descender a la C. Para dar un golpe de efecto, la dirigencia buscó nuevamente a Ricardo Trigili, conservó la base y trajo refuerzos importantes, que le sirvieron para coronar su segundo ascenso a la máxima categoría (único en el profesionalismo) y, años más tarde, filmar una película.

Estudiantes de Caseros es uno de los pioneros del fútbol argentino. Fundado en 1898 por alumnos de los colegios Mariano Moreno y Nacional Buenos Aires, el Pincha (apodo que adoptó por su homónimo de La Plata) arrancó en 1901 y ascendió rápidamente. Incluso tuvo un equipo B que salió campeón en Tercera y Segunda.

Las tres décadas en Primera de Estudiantes de Caseros

Animador desde el comienzo, Estudiantes participó de los distintos trofeos nacionales que se jugaban en la época: fue subcampeón de la Copa Bullrich, en tres oportunidades de la Copa de Honor y también de la Jockey Club, competencia que ganó en 1910. Ese mismo año fue el primer equipo argentino en disputar un partido en Brasil.

El film fue estrenado al cumplirse el 40 aniversario de la gesta.

Con el comienzo del profesionalismo, Estudiantes de Caseros se mantuvo en la AFA, que seguía pregonando una liga mixta entre amateurs y profesionales. El Pincha disputó los cuatro torneos hasta que en 1934, cuando se unificaron los certámenes, se consumó su primer descenso.

Primero la caída hasta el fondo, luego el repunte

No fueron buenos años para Estudiantes tras perder su lugar de privilegio. En 1959 sufrió el peor golpe deportivo de su historia, que fue jugar en la D. Estuvo allí cuatro temporadas hasta que ascendió por una reestructuración. Tres años más tarde, se coronó en la C y quedó más cerca del objetivo de retornar a la Primera. Justamente en 1963, luego de varias décadas de tener sede en ese elegante rincón de la ciudad de Buenos Aires que es Villa Devoto, inauguró su estadio en Caseros, la más grande de las 15 localidades que tiene el partido de Tres de Febrero.

El homenaje al Alex Ferguson del Conurbano: una plaza de Calzada se llamará Pablo Vico

Durante una década lo intentó siempre, pero estuvo realmente cerca en 1974. Terminó segundo de Morón en la Copa Campeonato y llegó al cuadrangular final por el ascenso. Temperley se lo adjudicó y Unión se apropió de la segundaz plaza, frustrando la última chance de Estudiantes. Después de dos años tumultuosos, por fin llegaría la alegría.

El retorno de un futuro ídolo

Cuando fueron a buscar nuevamente a Trigili, nadie podía imaginar que 37 años más tarde la calle lindante al estadio Ciudad de Caseros llevaría su nombre. Rodolfo ya había estado en 1969, cuando llevó al equipo hasta la zona campeonato. Se consagró en su segunda etapa y tuvo dos más: en 1979 y 1996, en la que volvió a ascender al Pincha (en ese caso, de la B Metropolitana a la B Nacional).

El hombre formado en Argentinos Juniors volvió a Estudiantes de Caseros para conformar uno de los equipos más recordados de la historia. La mayoría de los refuerzos llegó en condición de libres o a préstamo. Los más destacados fueron los mellizos Guillermo, Juan Rogelio y Carlos Alberto, que arribaron desde Morón. 

La vuelta más esperada para Estudiantes de Caseros

Con 19 equipos, el torneo de Primera B de 1977 se jugó todos contra todos a dos rondas. En épocas de dos puntos por triunfo, el Pincha arrancó con ocho unidades luego de tres victorias y dos empates, que le permitieron compartir la punta con Tigre, Villa Dálmine y Morón. Ganó tres seguidos y se instaló en soledad en la cima. 

En la novena jornada, el Matador de Caseros tuvo que visitar al Matador de Victoria y consiguió un 0-0 que le dio envión para lo que seguía. Estudiantes se convirtió en un equipo fuerte, que perdió tan solo cinco de 36 partidos. Terminó como líder la primera ronda y continuó así hasta el final. De yapa, no perdió contra Almagro: ganó el primer clásico 4-2, en un partido que tuvo de todo (¡seis penales! y un final con disturbios) y, en otro partidazo, empató 3-3 en la segunda ronda.

El dramático ascenso de Temperley en 1982: 26 penales para subir a Primera División

Cuando la lucha se tornó psicológica, el Pincha fue el que aguantó más y obtuvo los mejores resultados: llegó a la última fecha dos unidades por encima de Los Andes. Estudiantes de Caseros debía viajar a Victoria, para enfrentar a Villa Dálmine. Por su parte, el Milrayitas haría lo propio ante Argentino de Quilmes. Fue 2-2 en la zona norte del conurbano y también empate en la sur del GBA. Finalmente, en la fecha 38 se concretó lo esperado por el público estudiantil: el Pincha de Buenos Aires -y de Caseros desde 1963- volvía a la máxima categoría del fútbol argentino tras 42 años.

Aquella tarde del 5 de noviembre en Victoria jugaron: Antonio Balbiano; Manuel Pérez, Juan Bravo, Jorge Paz, Manuel Gerez; Eduardo Cicarello, Alberto Pafundi, Carlos Guillermo; Carlos Toloza, Luis Ugarte y Juan Guillermo. Ugarte fue el capitán, goleador con 16 tantos y uno de los cuatro que jugaron todos los partidos, junto a Balbiano, Bravo y Juan Guillermo.

Cuarenta y dos años después de esta gesta, Estudiantes llegó al cine con “Matadores del 77”, un film de Fernanda Ramírez con testimonios de los jugadores e imágenes inéditas, que se estrenó a sala llena en el cine Paramount, en abril de 2019.

Un regreso más corto de lo esperado

Tras el campañón de 1977, la ilusión de mantener la categoría era grande. Se mantuvo la base del plantel y al director técnico, que luego se fue a Ferro. La irregularidad y la diferencia de jerarquía hicieron que no fuera bueno el paso de Estudiantes de Caseros: terminó último en el Metropolitano 1978 y descendió a la B. De todas maneras, se llevó unos souvenirs: empate y triunfo vs. River y un 0-0 ante Boca, que complicó al Xeneize en su lucha por el torneo logrado al cabo por Quilmes.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Almirante Brown. Deportes

El lazo con Adrogué, Boca y Los Pumas de Cameron Norrie, el tenista británico que es semifinalista de Wimbledon

Tres de Febrero. Sociedad

No va más para el supermercado de Diego Brancatelli en Caseros: por qué tuvo que cerrarlo

Buenos Aires. Deportes

De Florencio Varela al éxito en México: Diego Cocca, el DT surgido en River que le hizo un guiño a Boca

José C. Paz. Deportes

La historia de Alexis Messidoro, del pibe de José C. Paz que prometía en Boca a jugar en Indonesia